El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Tata LPO de IXO/Hachette (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

jueves, 31 de enero de 2013

FIAT Panda 45 de NOREV



Pertenece a la colección italiana de kiosko "FIAT Story" de la ed. Hachette.


Hasta 2012 el utilitario Panda de la FIAT había pasado por tres  generaciones: la primera en 1980 (diseño de Giugiaro), la segunda sobre 2003 (Bertone) y la tercera en 2012 (obra del Centro Stile FIAT), habiéndose vendido en todo el mundo unos seis millones y medio al final de su segunda etapa.

EL primer Panda vio la luz con el objetivo de sustituir al modelo 126. Fue presentado en el Salón de Ginebra, heredando mecánicamente el motor bicilíndrico del 126 pero también estaba diponible el famoso motor de 903 cm3 del 127. Su público objetivo eran los jóvenes, un vehículo para ellos debía ser económico, robusto y adaptado a variables condiciones de uso... incluyendo la posibilidad de hacer una cama abatiendo los asientos delanteros y traseros. El éxito fue inmediato, no dando abasto la cadena de montaje a atender la demanda (para 1985 ya se habían construido casi millón y medio).

Nos detendremos un momento en el modelo objeto del análisis, el Panda 45. Éste se había presentado en el Salón de París de 1982 y presentaba múltiples mejoras sobre el modelo base: ahora estaba disponible una caja de cinco velocidades y había pequeños aditamentos estéticos sobre su acabado. La versión "Super" incluía una nueva calandra de plástico negro con las barras cromadas diagonales de la nueva FIAT.

Finalmente, es necesario reseñar que para nosotros los españoles el modelo significó mucho pues fue fabricado bajo licencia en Barcelona por la SEAT, con la misma denominación y tres modelos de salida: el Bavaria, el Montaña y el Marbella (este último nombre hizo fortuna y se mantuvo en el modelo rediseñado que apareció en 1986). Fue uno de los coches más rentables de SEAT y se mantuvo en producción hasta 1998, llegándose a realizar una versión comercial exclusiva para España.

Pasando a la revisión de la miniatura de NOREV, he de decir que me ha sorpendido gratamente por su finura. El pintado es correcto y me ha gustado el detallado de los junquillos del techo, cerraduras y otros elementos. Solamente encontré una nota negativa en el color negro del escape, pero con un detallado a base de pintura plateada lo pude corregir. El interior también está a la altura, habiéndose representado fielmente el salpicadero tan particular que tenía el Panda. Yo tenía la vista puesta en el modelo de Minichamps, pero no encontrándolo a precio asequible me incliné por el NOREV, y visto lo visto, creo que no merece la pena pagar la grandísima diferencia que existe a favor de la miniatura francesa (que además está disponible en varios colores).













miércoles, 30 de enero de 2013

Volkswagen New Beetle Cabrio de AutoArt



El New Beetle se lleva produciendo desde 1998 como una "puesta al día" del famoso sedán de Volkswagen. Ofrecido con carrocerías coupé y descapotable (siempre en dos puertas), no comparte ningún elemento estructural ni mecánico con su antecesor.

Ya en 1994 J.Mays ideó un prototipo (Concept One) en el centro de diseño que la marca alemana posee en California, siendo presentado en el Salón de Detroit de aquel año. Su base era la del Polo y recordaba en muchos detalles a su antepasado el sedán teniendo tanto éxito entre el público que la marca consideró producirlo en serie, lo que no ocurriría hasta 1998 en USA, México y Canadá y al año siguiente en Europa. Inmediatamente se alzó con el premio "Coche Importado del Año" en USA y fue calificado con una nota muy alta en indíces de seguridad. Es necesario aclarar que este modelo se comenzó a producir en exclusiva en México y que su plataforma era la denominada "A4" del grupo VW (compartida por el Seat León, Audi A3, Seat Toledo A4 o Golf A4 entre otros). Con respecto a su motorización, en Europa llevaban (gasolina) bloques de 1.4 y 75 CVs, 1.6 con 100 CVs, 2.0 de 115 CVs y como topes los 1.8 turbo de 150 CVs y 2.3 V5 que entregaba 170 CVs. Para gasóleo, solo había disponible un TDi 1.9 litros con 100 CVs. Estaban disponibles con cajas de cambio manuales (4 y 5 velocidades) y automática de cuatro.

Nos detendremos un poco ahora en el modelo objeto de la miniatura, la versión descapotable aparecida en 2003. Su techo, aunque era de lona como en su famoso antecesor, ahora era de accionamiento eléctrico y compartiendo mecánicas con el coupé aunque la versión 2.0 del cabrio llevaba aparejada una caja de cambio automática Tiptronic de seis velocidades y las intermitencias formando parte de los retrovisores exteriores. Debajo del asiento trasero se incluyó un mecanismo de eyección que hacía la función arco de seguridad por si el automóvil volcaba.

Actualmente se comercializa la segunda generación de estos modelos con gran éxito, siendo un vehículo que ha tenido infinidad de series y que propició la moda "retro" con ciertos vehículos de éxito en el pasado, habiendo provocado la vuelta de modelos (unos más que otros afortunadamente reinterpretados) tales como el Mini de BMW o el 500 de FIAT.

Pasando a la miniatura, he de decir que no esperaba menos que un fabricante de modelos de calidad  como es AutoArt. Todo parte de la base de un molde muy bueno y con un pintado excelente, un detallado externo muy bueno y una  forma exquisita en el trato proporcionado al interior... pero es que además encontramos grandes detalles de calidad en los bajos y la característica de la dirección operable, siendo rasgos habituales de los modelos de este fabricante. Y lo mejor de todo lo reservo al final, que es el hecho del bajo precio al que puede hallarse en el mercado (tanto el cabrio como el coupé, además disponibles en varios colores). solo mencionaré como nota discordante el hecho de que se aprecian franquicias más grandes de lo que sería deseable (los huecos existentes entre las uniones de las piezas del molde) pero esto no es un hecho que sea grave.













martes, 29 de enero de 2013

FIAT 2300 S Ghia de Starline



Siendo producido entre 1961 y 1969, el "Ferrari de los pobres" (tal y como se le denominaba en Italia) generó bastante expectación en su época debido a sus características, bastante avanzadas entonces: frenos de disco en las cuatro ruedas, motor de 2.3 litros y seis cilindros en línea con doble carburador en la versión "S" y, por vez primera en la casa italiana estaba disponible con caja de cambios automática.

Ya en 1960 Ghia había presentado un prototipo del coupé en el Salón de Turín, poniéndose a la venta en 1961. Este vehículo estaba basado en el FIAT 2300 Sedán, pero pronto se evidenció la falta de capacidad de la factoría Ghia para producirlo en cantidad aceptable por lo que tuvo que subcontratar el trabajo a OSI (Officine Stampaggi Industriali). Es notable el hecho de que fue un automóvil que apareció bastante en películas y series italianas de la época, como en el film "Il Sorpasso" con Dino Risi en donde podemos encontrar un coupé 2300S (propiedad del productor de la película) intentando ser sobrepasado por un Lancia Aurelia B24 Spider.

Actualmente, y debido a su mala protección contra el óxido, es complicado encontrar versiones en buen estado de este coche, siendo todavía más difícil hallar la versión cabrio de él.

La miniatura de Starline me recuerda mucho al FIAT 1500 Cabrio de NOREV, siendo además contemporáneos. Está disponible en versiones cerrada y abierta, además de en varios colores. Es un modelo basado en un molde bastante fino y bien pintado, con buen detallado externo y un notable interior. Existieron dos series de este vehículo, pero no puedo afirmar tajantemente si la miniatura representa a la primera o segunda aunque sí puedo decir que es un modelo muy bonito, bien hecho y que se puede adquirir en versión propia de Starline o como coleccionable en blister dentro de la serie "FIAT Story" de Hachette.














lunes, 28 de enero de 2013

Lancia Appia Furgoncino Viotti de NOREV



Pertenece a la colección italiana de kiosko "Lancia", ed. Hachette.

El nombre Appia es recordado con mucho cariño en Lancia, pues fue su primer vehículo en sobrepasar las cien mil unidades vendidas. Recordemos que, históricamente, los nombres de estos modelos de la casa italiana eran los mismos que los de las famosas vías romanas de la antigüedad.

Del Appia se sucedieron varias generaciones desde 1953 hasta la salida del último modelo diez años después. Fue un modelo altamente solicitado por muchos carroceros de la época, como Pininfarina, Vignale, Allemano, Zagato, Ghia, Boano o Viotti. Precísamente este último fue quien realizó la versión "Giardinetta" (que es como denominan los italianos a las carrocerías tipo "Station Wagon" o familiares) presentándola en el Salón de Turín en el otoño de 1959. Este práctico vehículo adoptaba la motorización del Appia tercera serie: un cuatro cilindros ¡en V! de 1.1 litros de cilindrada que entregaba 48 CVs, con transmisión a las ruedas traseras y cambio de velocidades de cuatro marchas. La suspensión era independiente delante y con eje rígido trasero, todo ello montado bajo un chasis de 4,07 metros de longitud con solamente dos puertas laterales y portón detrás, pudiendo llevar su carga a una velocidad máxima de 120 Km/h. Era posible adquirirlo en versiones acristaladas o comercial, con paneles de chapa que ocultaban la carga.

A pesar de todo ello, las cifras de ventas fueron bastante malas ya que para adquirirlo era necesario gastar más dinero de lo que costaba entonces un FIAT 1100 R, por ejemplo, y además la estética del Lancia no era demasiado afortunada (yo particularmente no lo veo así) según su clientela.

Pasando a la revisión de la miniatura, he de decir que es un NOREV que bien podría haber pasado por Starline, por la finura de su molde y la delicadeza en el pintado. También los amantes de los cromados estamos de enhorabuena! Tan solo el interior se nos presenta un tanto triste, aunque el salpicadero está bien modelado. Muy buena trasera, aunque la delantera no desmerece para nada, y hasta los bajos (con ese escape tan expuesto) están a muy buena altura. Además lo podemos encontrar a precios muy bajos, por lo que no hay excusa si nos gusta esta temática de utilitarios italianos clásicos.















domingo, 27 de enero de 2013

Lancia Flaminia Coupé 3B de Starline



El Flaminia fue el "buque almirante" del constructor italiano Lancia, especializado en vehículos de gama alta y cierto carácter deportivo. Fue concebido para sustituir al Aurelia y se convirtió en el gran coche italiano de representación en los años sesenta. Baste decir que una versión especial se convirtió nada menos que en el coche del Presidente de la República.

El primer modelo de la familia que aparece en 1957 era una berlina de lujo, con una alta calidad de construcción y que llevaba un motor V6 de 2.5 litros derivado del que llevaba su antecesor, el Aurelia, que posteriormente sería sustituido por un 2.8 más moderno. De esta berlina, tomada como base, se desarrollaron diferentes carrocerías como la del modelo que nos ocupa hoy: el coupé de diseño Pininfarina, fruto de un concepto que se había presentado tiempo antes y que se denominaba "Florida II". Este prototipo se ideó partiendo de la base de un Aurelia y fue durante años el vehículo personal de Battista Pininfarina, hallándose hoy en la colección privada del diseñador.

El coupé tenía unas dimensiones generosas y estaba enfocado más hacia el lujo que al ámbito deportivo. Para esto, el posible cliente debía dirigirse a marcas como Alfa Romeo o Ferrari. No obstante, el coupé se tomó como una buena base para hacer elaboraciones propias de carroceros como Touring, Zagato o incluso una sorprendente versión del diseñador americano Loewy (el famoso "Loraymo"). Rápidamente, este coupé se convirtió en una pieza deseada por celebridades de aquella época, y actores como Marcello Mastroianni o Rosanna Podestà estuvieron vinculados a este coche.




Otra excelente realización de Starline la que os presento hoy aquí, que podemos encontrar a precios bajos y que da mucho por lo que cuesta. Muy pocos fallos le podemos encontrar a esta miniatura, que cuenta con un buen molde y un excelente pintado. Tan solo desentona un poco la rejilla de la delantera, que creo que se podía haber elaborado algo mejor. Por contra el interior es destacable,así como los cromados externos, la trasera en su conjunto y las ruedas, todo ello muy bien detallado. Recomendable al 100% si entra en nuestra temática.


















viernes, 25 de enero de 2013

Nissan Prince Skyline Sport Coupé BLRA-3 de KYOSHO



Nada menos que once generaciones han aparecido del modelo más emblemático de la japonesa NISSAN: el Skyline, bajo cuyo nombre se fabricó una completa línea de vehículos deportivos, compactos e incluso berlinas de alto nivel. Desde el primer Skyline, producido en 1955 por el constuctor entonces independiente Prince Motors hasta el reciente sedán Skyline "55th Limited Edition", todos han lucido con orgullo su origen japonés mostrando su alta calidad y notables prestaciones sin dejar de ser vehículos accesibles. Si el lector es una persona aficionada a los coches deportivos, sin duda pensará que el nombre "Skyline" hace referencia a una serie de vehículos "populares" de muy buenas prestaciones, pero el hecho es que el primer Skyline fue un sedán de 59 CVs fabricado por las industrias Fuji: se denominaba ALSI-D1 Skyline y tenía cierto sabor al Opel Rekord de aquellos días.

La versión que nos ocupa hoy corresponde a la denominada BLRA-3, aparecida en 1962. El diseño fue obra de Michelotti, a quien se había dirigido Prince con objeto de renovar su anterior modelo, el Skyline 1500 ALSI-D2. El italiano realizó dos diseños: un coupé de gran tamaño y sobre su base, un modelo convertible. Ambos llevaban bajo su capó un motor 4 cilindros en línea, de 1.9 litros y 94 CVs denominado GB30, que dio tan buen resultado que todavía en la década de los 70 se usaban, ya bajo la marca NISSAN. Del BLRA-3 tan solo se produjeron 60 ejemplares, pero hicieron bastante "ruido" pues Prince se encargó de que apareciesen mucho en las famosas películas de la Toho de aquella época. El coche era, indudablemente, muy elegante pero con cierto carácter deportivo que causó sensación en el Salón de Turín. Algo, suponemos, tuvo que tener también que ver con la procedencia tan exótica del modelo...

En esta ocasión presento una miniatura de gran calidad, obra del fabricante nipón de modelismo Kyosho. Es el primer modelo que tengo a 1:43 de esa casa pero ya la conocía sobradamente por los modelos a 1:18 que tuve anteriormente. Como ocurre también en esa escala, son modelos de precio medio/alto pero que ofrecen mucha calidad, ello es evidente en el amor por el detalle (sólo hay que ver la calandra, fantástica) y el molde, pintado incluído. El interior también puntúa muy alto, logrando que el modelo pueda ser encuadrado en la línea de lo que hacen fabricantes (también japoneses) como Ebbro, por no ir más lejos.