El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Tata LPO de IXO/Hachette (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

viernes, 31 de mayo de 2013

Opel Astra G Coupé by Bertone de Minichamps



Una versión que merece su propio apartado es la coupé de Bertone, derivada del compacto Astra G de Opel. Esta generación se lanzó en 1998 permaneciendo en el mercado europeo hasta 2006 con notable éxito, tomando forma bajo diferentes carrocerías como la sedán, berlina, familiar, cabrio y finalmente, coupé (del que se produjeron unas 90.000 unidades hasta 2005).

La realización de Bertone pretendía heredar en parte el éxito del Calibra, desaparecido al lanzarse al mercado el Astra. Aunque era de un segmento inferior lo cierto es que se ganó bastante bien el respeto de los aficionados gracias a su línea dinámica y equilibrada. El chasis poseía una rigidez un 33% superior al de la berlina y la suspensión fue revisada por Lotus. Para moverlo, se contaba con motores de gasolina 1.8 de 125 CVs y el 2.0 Turbo como el que se montaba en la versión OPC de la berlina y el station wagon. Este motor sobrealimentado declaraba 192 CVs y con él se llegaba a los 240 Km/h en el coupé, acelerando de 0 a 100 Km/h en 7,5 s. Para los que primaban el consumo existió una versión diesel 2.2 DTi de 16 válvulas con 125 CVs.

Finalmente, añadiremos que fue la versión base para el vehículo deportivo que corrió en el DTM y otras pruebas deportivas, como en las 24 H de Nürburgring de 2003 en las que resultó ganador. Esta versión poseía un motor de 500 CVs con cuatro litros y ocho cilindros en V, sacándole todo su jugo pilotos como Manuel Reuter "plantándole cara" al Mercedes Benz de Schneider en la temporada de 2000 y finalizando segundo.

Me encuentro frente a la miniatura de Minichamps y realmente es digna de alabanzas, por su buen molde y elaborado interior. La representación del conocido coupé de Opel (que se vendió realmente bien en España) es muy fiel y además cuenta con un bonito color burdeos, una versión que no se vio apenas por aquí (lo normal fue verla en color plata y amarillo dorado). El trabajo de pintura es igualmente excelente y el detallado externo, aunque escaso, está bien reflejado con respecto al modelo original. Mención aparte merecen los faros y grupos ópticos traseros... y además esta vez el vehículo trae montadas matrículas corporativas. Tan solo los bajos se quedan un poquito atrás en un conjunto "redondo", una miniatura que era de obligada adquisición para los que nos gustan los modelos de la GM.




















martes, 28 de mayo de 2013

Opel Zafira MkII OPC de Minichamps



El Zafira es el modelo monovolúmen compacto de GM, comercializado bajo las marcas Opel, Vauxhall, Holdan, Chevrolet y Subaru (en donde es conocido como "Traviq"). La primera de las tres generaciones del modelo (hasta 2013) fue lanzada en 1999 y, aunque en configuración normal es un cinco plazas, puede ser ampliado hasta 7 mediante el sistema de asientos plegables Flex 7.

Nos detendremos más extensamente en la segunda generación, aparecida en 2005 y que se mantuvo cuatro años en el mercado europeo. Su base es la del Astra H del 2004 consiguiendo cinco estrellas en las pruebas de choque EuroNCAP gracias a sus seis airbags de serie, ESP, anclajes Isofix y control de tracción. Como ocurrió con la primera generación, Opel comercializó en Europa la versión OPC dotada de un motor 2.0 turbo con 240 CVs y que podía poner al Zafira de 0 a 100 Kmts/h en siete segundos. La mejora no solamente se reflejó en el motor, si no que también se adecuaron suspensiones, chasis y dirección y como es normal en una versión tan "rabiosa", se dotó de una imagen más agresiva en su interior y exterior. Esta versión apareció en 2008 y solamente estuvo en el mercado dos años, siendo uno de los monovolúmenes más rápidos del mundo (quizás solo le haría sombra el Ford S-MAX ST con 255 CVs). Para terminar, recordemos que OPC son las siglas de Opel Performance Center, que es una división dentro de la casa alemana encargada de diseñar los vehículos con carácter más deportivo y radical dentro su gama comercial.

La miniatura de Minichamps me ha parecido de factura sobresaliente, con un molde muy fino y un acabado realmente bueno en su pintado y detalles. No siendo nada fácil reflejar los grupos ópticos delanteros y traseros del coche hay que admitir que la "casa de Paul" ha hecho un trabajo sensacional así como con la recreación del interior, con asientos de tapicería azul y un salpicadero bastante fiel. Muy buenas también las barras del techo imitando las de aluminio del modelo original, así como los bajos. Solo debo mencionar como nota negativa la ausencia de una bandeja trasera en el maletero, que deja ver una fea pieza de anclaje de la base pero al menos al ser las ventanas tintadas no salta tanto a la vista.


















jueves, 23 de mayo de 2013

Mercedes Benz Clase C Sport Coupé de Minichamps (Edición Dealer)



Introducido en Europa en 2000, el Sport Coupé está basado en el Clase C segunda serie de Mercedes, la serie media del fabricante de la estrella. Se diferenciaba sobre todo de la berlina por su rejilla frontal (en el Sport rematada con la estrella del fabricante en el centro) y su perfil "fastback" que le daba un aspecto más dinámico.

Este coupé inicialmente contaba con motores de gasolina de entre 140 y 192 CVs, opcionalmente con compresor y siempre con cuatro cilindros en línea. En diesel existieron cuatro variantes bajo las siglas CDi. Exteriomente, disponía de un techo solar de cristal y un alerón funcional de plástico transparente muy bien integrado en la trasera, haciendo que el vehículo atrajese la atención de aquellos jóvenes que nunca habían pensado en un Mercedes como su primer vehículo deportivo (éstos se dirigían hasta entonces sobre todo a la serie 3 de BMW). El estilismo de este Mercedes llamó mucho la atención en mercados como el norteamericano, aunque lamentaron que no trajese de serie los asientos de cuero o el reproductor de CDs (elementos que se preusponían en un constructor de vehículos de lujo). Naturalmente, la división AMG construyó las correspondientes versiónes "vitaminadas" para gasolina y diesel (C32 y C30 CDi ).

Al final, el modelo salió bastante rentable para el fabricante alemán, pues el 40% de aquellos que lo adquirieron repitieron con la marca. En España se vendió bastante bien y no es un coche infrecuente en nuestras calles, teniendo un gran valor de reventa.

El modelo dejó de fabricarse en 2008 tras haberse construido unos 230.000 ejemplares en las plantas de Bremen y en Brasil, siendo sustituido por el Clase CLC.




Ahora revisaremos el modelo de Minichamps, que es uno de los mejores que poseo del fabricante de Aachen. Me llamó la atención sobre todo el color rojo Candy y su contraste con el techo solar oscurecido, todo ello aplicado a un molde bastante bueno y muy bien detallado externamente. El interior es realmente bueno, con una consola central con navegador muy bien representados. Buena nota también para sus llantas de aleación y es destacable el hecho de que sí hayan incluido unas realistas placas de matrícula alemanas. Esto puede tener que ver con que la mniatura pertenece a una serie "Dealer" concebida para ser comercializada en concesionarios. Tan solo desmerecen esta vez un poco los bajos, no demasiado detallados. Muy buena miniatura que se puede encontrar a un precio bastante asequible.



















lunes, 20 de mayo de 2013

FIAT 130 V6 Berlina de Starline





La serie 130 (compuesta de berlina, coupé y un familiar de uso personal para la familia Agnelli) se comercializó entre los años 1969 y 1977 siendo el tope de la gama del fabricante italiano FIAT. Tuvo la mala fortuna de producirse en un momento económicamente muy delicado a causa de la crisis del petróleo de 1973, perdiendo mucho mercado modelos bastante "bebedores" y de lujo como fueron los 130.

Con un refinamiento y un lujo poco propicio para lo que producía habitualmente un fabricante de modelos en masa (y la mayoría de segmento pequeño y mediano), estos FIAT pretendieron ser la concurrencia de los BMW o Mercedes de la época. El 130 era la puesta al día del modelo 2300, para lo cual se contó con el diseñador Dante Giacosa que ideó una carrocería clásica de tres volúmenes, equilibrada y muy espaciosa. Aurelio Lampredi puso a punto un motor (derivado del 2.4 del Dino) en configuración V6, con 2.866 cm3 que rendía 140 CVs, proporcionando la potencia a las ruedas traseras y contando con una caja de cambios (por primera vez de serie en un coche italiano) automática, opcionalmente manual. Los frenos eran de disco en todas las ruedas y la suspensión independiente.

Ya desde la presentación al público del salón de Ginebra de 1969 se vio que no gustó demasiado, encontrando la crítica que el diseño era un tanto recargado y lleno de cromados y además se tenía la sensación de que FIAT no era una marca a la cual se pudiese asociar un vehículo de lujo y gran cilindrada. Además, el motor inicial de 140 CVs se mostró muy perezoso para mover el peso de la berlina, teniendo FIAT que aumentar la potencia hasta los 160 CVs al año siguiente.

La "puntilla", como dijimos, se la dio al modelo la gran crisis del petróleo de 1973, viéndose al 130 como un vehículo antieconómico. Cesa la producción hacia 1976, habiéndose producido tan solo 19.500 ejemplares y muchos de ellos por que los adquirió el Estado Italiano como coche de representación (en uno de ellos viajaba Aldo Moro, presidente del partido Democracia Cristiana, cuando fue raptado y posteriormente asesinado).






Aquí tenemos de nuevo un modelito de Starline con su calidad tradcional y buen precio. Recordemos que esta marca alemana está especializada sobre todo en modelos italianos (aunque algún alemán mantiene en catálogo) caracterizados por sus buenos moldes y correctos interiores que suelen estar por encima de la media de IXO para kioskos. Aunque primero aparecieron en caja exclusiva luego hemos podido contemplar los mismos modelos en blister para coleccionables italianos de kiosko, lo que los hace muy buena adquisición para el aficionado a estas réplicas transalpinas de modelos encuadrados en el siglo XX. En este 130 se cumple todo lo dicho punto por punto, haciendo una pareja perfecta con el coupé ya comentado en este blog.
























viernes, 17 de mayo de 2013

Audi TT MkII RS "Matt Black" de SCHUCO



El TT es uno de los coupés que comercializa Audi (parte del Grupo VAG) de ámbito mundial desde 1998. Se fabrica principalmente en la planta de Ingolstadt (Alemania) y en Györ (Hungría), aunque aquí solamente se ensamblan las carrocerías ya pintadas provenientes de Alemania. El nombre "TT" hace clara referencia a los modelos de NSU (la antígua Audi) que participaron en la mítica Tourist Trophy de la Isla de Man.

Este coupé hasta la fecha (2013) ha conocido dos generaciones, entrando la segunda en 2006 y siempre bajo la forma de una carrocería coupé 2+2 y un descapotable roadster biplaza. En esta generación es en la que nos centraremos, siendo el concepto final derivado de un prototipo que se presentó en Tokio un año antes. El diseño fue obra de Walter De Silva, que "vestía" una plataforma del grupo VAG compartida por modelos como el Audi A3, Seat León II o Volkswagen Golf V. Partes de la carrocería estaban hechas en aluminio y, aparte del cambio estético, difería sobre todo de la primera generación por su aumento de tamaño.

La motorización del modelo se basa en bloques de cuatro, cinco y seis cilindros (éstos en V), para gasolina, y un 2.0 TDi en diesel que proporcionaba casi 170 CVs. Revisando la gama de gasolina de cuatro cilindros nos encontramos con un 1.8, un 2.0 y un 2.5 siempre con turbocompresor y con la novedosa tecnología TFSi de inyección directa de combustible, derivada de la participación de Audi en Le Mans. El V6 era un bloque de 3.2 litros idéntico al que llevaba la primera generación. Las potencias, por su parte, eran respectívamente de 158, 197, y 335 CVs, aunque algunos motores fueron actualizándose y para 2012, por ejemplo, el 2.5 5C del TT RS Plus rendía los 355 Cvs. El VR6 era menos prestacional, conformándose con 247 CVs.

En cuanto al apartado de la transmisión, el TT se podía adquirir con tracción total "Quattro" (salvo para el 1.8) y con cajas manuales de 6 velocidades también para los automáticos (S TRONIC). Sin embargo, únicamente el TT RS podía llevar una de siete velocidades DSG automática opcionalmente.

Ahora nos detendremos en la versión de la miniatura, que es la cumbre en prestaciones del Audi TT. La versión RS se presentó en 2009 (Ginebra) para aquellos que demandaban una mayor deportividad, con versiones más radicales que siempre tuvieron respuesta por parte de la casa alemana (recordemos los famosos Audi Quattro de los 80). Estos RS disponían de unos bloques de cinco cilindros con 2.480 cm3, tecnología TFSi de inyección estratificada y sobrealimentados con turbo. Los automóviles bajo esta denominación se montan en la famosa factoría Quattro de Neckarsulm (Alemania), al igual que el resto de los exclusivos modelos de Audi que llevan el apellido RS. La versión correspondiente al TT llevaba bastantes modificaciones (como un embrague especial Haldex para su tracción total, de serie) y podía llevar la interesante suspensión "Audi Magnetic Ride", a base de amortiguadores rellenos de un fluido metálico que se podía magnetizar obteniendo instantáneamente una mayor o menor dureza (también se puede encontrar en los modernos Chevrolet Corvette). Los frenos adquieren en este modelo mayor dimensión, los interiores son específicos (con tapicerías de Alcántara o cuero), asientos Recaro opcionales y un spoiler trasero que podía ser, bajo demanda, retráctil. En 2010 se ofrecía una caja de cambios automática DSG de doble embrague con siete velocidades. Ni que decir tiene que el coche iba dotado con sistemas de tracción y estabilidad ESP con varios niveles para poder "domesticar" los 335 CVs del RS, con los cuales se lograban un 0-100 Km/h en solo 4,5 segundos y "circular" a una velocidad máxima de 280 Km/h (aunque en fábrica los limitaban a 250, se podía solicitar eliminar la restricción).

Como todavía habría gente que quisiese más aún (y pudiese pagarlo), para 2012 se lanzó la versión RS Plus con 355 CVs, mayor par motor y sin aumentar su nivel de emisiones de CO2. Con este modelo se mejoraban en dos centésimas su aceleración y su velocidad máxima, obviamente.



Todo ese espíritu de velocidad, prestaciones y diseño moderno lo ha tomado SCHUCO y lo ha concentrado en menos de diez centímetros, obteniendo un resultado sorprendente a la vista. Para ello, el fabricante alemán escogió una versión especial pintada en un negro mate intimidador que lo asemeja a un moderno caza a reacción y producido en una edición especial de 1000 miniaturas. No me ha sido posible obtener los datos de esta personalización, pero sospecho que pasa de los 500 CVs y no sé si está comercializado por la propia Audi o se adquiere el kit y se monta por parte de un preparador. El hecho es que si el exterior ya nos deja bastante sorprendidos (con ese molde y esas facturas magníficas, de lo mejor que he visto nunca), el interior es ya de diez (si es posible mejor verlo con una buena lupa). Está claro que al ser una miniatura muy reciente han aplicado tecnologías láser de escaneos en 3D para lograr esa precisión, al igual que han utilizado materiales de calidad. Es una lástima que no haya podido lograr buenas fotos de los bajos, pero también puntúan a un nivel altísimo y merece la pena verlos por su trabajo de casi orfebrería. En el exterior (y ya acabo, aunque podría estar un buen rato más!) hay un detallado excelente y fino, con luces traseras translúcidas y unos faros detallados con precisión enfermiza. Yo no soy fan de vehículos muy modernos (los considero demasiado simples a la hora de reflejarlos en modelos a escala) pero realmente éste se me puso a un precio excepcional y no pude resistirme a esta obra maestra "en pequeño". Muy bien por Schuco, que en estos últimos años nos sorprende cada vez más.