El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Maybach DS8 Zeppelin de Minichamps (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

sábado, 29 de junio de 2013

IVECO Stralis Active Space MkII "Team Ferrari 2004" de Eligor






IVECO (Industrial Vehicles Corporation) es una sociedad europea controlada por FIAT con base en Turín, Italia. Dedicada a la producción de vehículos industriales ligeros y pesados (tanto de carga como autobuses y aplicaciones especiales), esta sociedad se formó en 1975 como resultado de la fusión de marcas italianas, alemanas y francesas (posteriormente también con la española Pegaso). Está presente en 160 países y posee factorías por gran parte de Europa, China, Rusia, Australia, Brasil, Argentina y en el continente africano, produciendo mundialmente unos 150.000 vehículos anuales.

La gama Stralis comenzó a producirse en 2002 con la idea de sustituir a los Eurotech y Eurostar, camiones de gran tonelaje. Esta gama tiene como objetivo enfrentarse en el mercado con los Mercedes Benz Actros, Volvo FH, Renault Magnum o MAN TGA que son sus equivalentes en el mercado del transporte en rutas de larga distancia. Los Stralis se fabrican principalmente en España (Barajas, la antígua planta de Pegaso), Alemania, Australia, Argentina, China y Brasil existiendo para los mercados australiano y brasileño una versión especial denominada Powerstar.

Hasta la actualidad (2013, y ya bajo la denominación Hi-Way) han existido tres generaciones que principalmente iban buscando la compatibilidad con las exigentes normas antipolución Euro, siendo la modificación más profunda la de la gama de 2007 (sin contar el nuevo modelo aparecido recientemente). Sus propulsores se denominan "Cursor" y son movidos por gasóleo, que alimentan sus seis cilindros en línea otorgando potencias entre los 310 y 560 CVs con cilindradas de 7.8, 10.3 y 12.9 litros. Las cajas de cambio manuales eran de 9 relaciones en el modelo básico y 16 en el estándar,  existiendo automáticas de 12 marchas y otra de 6 destinada especialmente a vehículos que deban parar frecuentemente (uso urbano). En cuanto a las cabinas, y de menor a mayor encontramos las Active Day (corta), Active Time (larga con techo normal, uso esporádico de cama) y Active Space (para larga ruta y uno o dos ocupantes).









Siendo IVECO una sociedad participada por FIAT, que a su vez detenta el poder sobre el fabricante Ferrari de vehículos deportivos, era lógico que un Stralis fuese destinado a vehículo de transporte de los coches que corren en competiciones como la F1. Estos vehículos se hallan disponibles tanto de transporte de los monoplazas como destinados a "motorhome", camión vivienda de los miembros del equipo. Los que hemos trabajado, o trabajamos en la carretera (como es mi caso) hemos visto de vez en cuando estos camiones circulando por las autopistas europeas o detenidos en las áreas de servicio, con unos remolques bastante llamativos de ruedas generalmente carenadas. Eligor, un constructor francés de miniaturas que últimamente se está especializando en la construcción de vehículos comerciales actuales y de época, lanzó hace unos años unos Stralis (motorhome y transporte de coches) realmente magníficos que hoy en día son piezas muy cotizadas y a las que aficionados como yo le habíamos echado el ojo hace mucho tiempo. Un golpe de suerte (en forma de venta particular) me hizo poder conseguir una unidad en perfecto estado cuando ya tenía casi olvidado el tema, por lo que disfruté mucho desempacando y fotografiando el trailer para ustedes, amigos y lectores de este blog.

Lo primero que me llamó la atención fue el contraste entre la tractora, muy bien detallada y con un molde excelente, contra el remolque, más pobre en detalles y con unos bajos que no son demasiado realistas (al menos no se ven en absoluto). La cabina tiene muchos y muy buenos detalles, incluyendo el abatimiento de la misma para poder acceder al motor. El interior no está nada mal tampoco, con unos asientos muy buenos y un salpicadero correcto aunque complicados de fotografiar. Es el conjunto, una vez enganchado, lo que completa la miniatura: no tienen tanto sentido si no van juntos. Con ese color rojo Ferrari gana en espectacularidad, y si bien no tiene el encanto de un FIAT Bartoletti sí puede ser un buen principio para comenzar una temática de camiones de transportes de automóviles de carreras... variedad la hay aunque sean modelos bastante caros por lo general (y enormes de tamaño!).
































jueves, 27 de junio de 2013

Reliant Regal 3/30 SuperVan de Vanguards



La Reliant Motor Company de Tamworth (Inglaterra) es famosa, sobre todo, por haber creado pequeños triciclos de construcción ligera que podían ser conducidos con carnet de motocicleta en el Reino Unido. La versión comercial, que será sobre la que más nos extendamos, fue conocida como SuperVan. La compañía desapareció ya hace algunos años tras haber existido durante unos 70 años, habiendo dejado una huella imborrable entre los iconos más excéntricos existentes de Inglaterra.

Los Regal son los antecesores de los más famosos Robin y Bond Bug, contando todos con el soporte y apoyo de multitud de clubes de aficionados en las Islas. Estos coches cuentan con un chasis portador a base listones (de madera en un principio) que sostenían la carrocería de materiales ligeros, como la fibra de vidrio o el aluminio hasta que el precio de mercado lo hizo muy caro. La nomenclatura "3/30" hace referencia al número de ruedas y a los caballos de potencia. Específicamente, el motor de la unidad reflejada en este blog es de 700 cm3 y lleva un cuerpo de fibra de vidrio (fue la primera generación en llevarlo) tan ligero que ese motorcito podía moverlo sin problemas. Ni que decir tiene que no era un modelo que corriese mucho, pues el comportamiento era muy delicado y era fácil volcarlo (sobre todo en el caso de la versión comercial cargada). Estos vehículos estuvieron en el mercado desde 1953 hasta 1973 bajo la denominación "Regal" y eran bastante económicos de mantenimiento y consumo.

Triciclos Regal aparecieron en series de TV inglesas como "Mr. Bean" o inspiraron vehículos en películas de Disney, como en "Cars II" en el que aparece uno con un frontal del Citroën DS y nacionalidad francesa, denominado "Tomber" ("Caer" en español...).

La versión presentada por Vanguards nos retrotrae a esos modelos de hace años, emparentados con los Lledo o Matchbox pero a escala 1:43. La miniatura viene con un discreto color verde militar y representa a un ejemplar destinado en el Depto. de Aguas de la ciudad de Nottingham, aunque lo podemos encontrar bajo diferentes decos (me gusta mucho el de la BOAC particularmente). Consta de un molde bastante fino pero pesado, bien pintado y con unas ruedas de goma que me encantan precísamente por su sencillez. Exteriormente no cuenta con muchos detalles, y los que hay no son demasiado buenos (luces traseras pintadas, faros muy irreales y limpiaparabrisas bastante malos), siendo complicado divisar el interior que adivinamos muy espartano y monocolor. De todas formas la miniatura tiene "alma", un nosequé que hace que nos caiga simpática y nos llame la atención al verla en la vitrina, siendo un modelo que está particularmente buscado por los aficionados.
















martes, 25 de junio de 2013

Ford Capri MkI 1600 GT XLR Special de Vanguards



La denominación "Capri" fue utilizada por Ford en diversos vehículos para sus mercados europeo, australiano y americano. En sus tres generaciones (sin contar con su antecesor, el Consul Capri de 1961) este modelo de corte deportivo perduró hasta 1994 para el mercado europeo, consituyéndose en una especie de contrapartida del Mustang, un modelo que no llegó hasta fechas recientes a Europa.

La primera serie, que es a la que corresponde a la miniatura de hoy (aunque con restyling) se presentó en Bruselas en 1969, estaba basado en el Cortina y se constuyó en el Reino Unido, Bélgica y Alemania. Inicialmente se iba a llamar "Colt", pero esta marca ya estaba registrada por Mitsubishi. La intención de Ford es que fuese asequible al gran público y para ello dotó al modelo con varias motorizaciones, servidas según el país de orígen del vehículo: motores V4 de gasolina con 1.3, 1.5, 1.7 y 2 litros inicialmente, pero el más potente fue el Essex V6 de tres litros con 150 caballos, alimentado por un carburador de doble cuerpo Weber.

El coche fue un gran éxito desde el principio, alcanzándose una cifra de ventas de 400.000 unidades solamente en su primer año. Fue la base de modelos de competición de carreras para turismos o rallyes, encargándose de la preparación de los motores el especialista inglés Cosworth.

La serie de la miniatura corresponde a una edición especial del Capri denominada "Vista Orange Special", pintada con un llamativo (y obligatorio) color naranja y que fue lanzada en noviembre de 1971. Externamente incorporaba elementos de los Ford Rally Sport (RS) como el spoiler trasero y las láminas de plástico negro del cristal posterior al estilo de los Lamborghini de entonces. Incorporaba una moderna radio de botones, cinturones de seguridad inerciales, tejido especial para los asientos, luneta térmica trasera y techo de vinilo negro. De este modelo se produjeron 1.200 unidades solamente, una de las cuales ha llegado hasta nosotros hoy día siendo propiedad de un londinense que lo cedió para que Corgi (la propietaria de la marca Vanguards) lo reprodujese en una serie especial y limitada.

Estudiando más de cerca mi unidad, se constata un trabajo excelente de la inglesa Corgi sobre todo en el molde y la pintura. Tampoco se quedan atrás los aditamentos externos y unos limpiaparabrisas excelentes, junto con una trasera francamente buena (el nivel es superior a la de su parte delantera). De todas formas, hay claroscuros en la miniatura y la peor parte se la lleva la absurda idea de opacar los plásticos de las ventanas, como si no quisiesen que se viera bien el interior. Esto me hizo tener que desechar la idea de fotografiarlo, pues no había manera de poder sacarlo de forma adecuada a la luz. De todas formas le concederé el beneficio de la duda pues en la web de Corgi parece que sí se aprecia dicho interior y puede que a mi unidad le haya afectado algo el proceso de fabricación, generándose vapores que hayan opacado las ventanitas. Por lo demás, una miniatura muy bonita y exclusiva que no puedo dejar de recomendar al aficionado.



















domingo, 23 de junio de 2013

Nissan Laurel C130 SGX de NOREV



En abril de 1972 apareció la segunda generación del Laurel, habiendo aparecido la primera en 1968 bajo la división Tsurumi R&D de Nissan, siendo construido en una planta que había sido propiedad de la desaparecida marca Prince. Aunque son productos eminentemente japoneses, hasta 1989 se exportaron algunas series a países como Chile, aunque allí bajo la marca Datsun.

El Laurel segunda serie existió bajo la forma de un coupé de dos puertas y un sedán de cuatro. Lo interesante de este modelo iba bajo su capó: disponía de varios motores de 2, 2.6 y 2.8 litros y un par de 1.8 siempre movidos por gasolina y en arquitectura de cuatro y seis cilindros. Hasta 1976 estaban alimentados por carburadores, pero con la llegada de las nuevas normas de bajas emisiones se eliminaron. Existió con cajas de cambio manuales de cuatro y cinco velocidades y una automática de tres. En cuanto a su aspecto exterior, denotaba gran influencia de algunos coches americanos como el Ford Torino o el Mercury Cougar... pero los japoneses lo denominaron "Butaketsu", lo cual quiere decir "trasero de cerdo" por esas "ancas" posteriores tan particulares que llevaban estos Laurel.

La versión más potente del Laurel (denominadas SGL y SGX) llevaban aparejadas un motor de 2.8 litros con seis cilindros en línea que, como ya se dijo, perdió sus carburadores dobles en favor de una más eficaz inyección electrónica. No me ha sido posible encontrar datos de potencia o prestaciones, pero sí he podido contemplar cómo es un verdadero icono de los aficionados japoneses automovilistas: existe en multitud de personalizaciones más o menos excéntricas y se sabe que un aficionado inglés posee el único que circula por las Islas. Exteriormente estos coupés son reconocibles por su abultado paragolpes posterior, que incluían los grupos ópticos posteriores, y que probablemente muchos echaron de menos al aparecer la tercera generación del Laurel en 1977.

Otra miniatura clásica del país del Sol Naciente, no sé si construída o distribuída por el fabricante francés NOREV que es, que yo sepa (salvo algunas excepciones de la mano de IXO) el único constructor europeo que mantiene en catálogo estos interesantes y desconocidos coches japoneses del pasado siglo XX. No todas las miniaturas que presentan poseen la misma calidad y esto es una de las cosas que más me extrañan, pues si bien encontramos joyas como el Isuzu Bellet o el más reciente Mitusibishi Lancer A70 también vemos como en el caso del Laurel algunos fallos de terminación en cromados, placas de matrícula, plásticos de las luces y el pintado general, un tanto basto. Salta a la vista el tamaño de la miniatura, bastante grande, y su buen molde pero, aparte de los defectos señalados, también hay que sumar unas llantas que no terminan de convencer o un interior bastante austero y poco visible. Sin embargo, encuentro al modelo francamente atractivo y la parrilla es convincente, sumando todo esto a la exclusividad del modelo hace que haya que tenerlo en cuenta para incorporarlo a nuestras colecciones... siempre y cuando nos gusten los "cerditos".




















jueves, 20 de junio de 2013

Lamborghini Gallardo MKI SE de Kyosho



Hasta ahora (2013), el Gallardo ha sido el modelo más producido de Lamborghini con unas 14.000 unidades puestas en la calle en sus primeros diez años de vida. Este superdeportivo fue presentado en 2003 como la evolución lógica de su antecesor el Jalpa, pero la diferencia fundamental es que ahora, estando la marca italiana bajo el control del Grupo alemán VAG, los modelos fabricados en Santa Ágatha gozaban de una mayor calidad de construcción y de los motores del fabricante germano (en este caso, el primer Gallardo con un bloque V10 basado en un motor Audi de 4,2 litros V8).

Hasta ahora este modelo (cuyo nombre tiene reminiscencias de un toro de lidia español) ha conocido dos generaciones y una variante Spider, que la marca considera como un modelo aparte. A su vez, existieron series especiales para cada generación (Nera y SE para la primera) pero siempre en común con el motor V10 de cinco litros luego evolucionado a un 5.2 con 40 válvulas. El primer motor rendía 493 CVs en un principio hasta los 523 de su última versión, y el segundo motor llegó a alcanzar los 562 caballos de fuerza. Con estas cifras todos pasaban de los 300 KM/h, llegando al tope de los 325 en el caso del 5.2 litros. Para transmitir adecuadamente la potencia al suelo los Gallardo disponían de serie de tracción total permanente como el que llevaba su hermano mayor el Murciélago.

El modelo SE fue una versión especial de 250 unidades comercializadas en el 2005, distinguiéndose externamente del Gallardo estándar por su carrocería bicolor y sus llantas especiales Callisto. El interior también tenía dos tonos y estaba vestido con cuero de alta calidad, la parte trasera se controlaba con una cámara de vídeo y llevaba un sistema multimedia y GPS de serie. La suspensión también fue revisada y opcionalmente se ofrecía la nueva caja de cambios semiautomática E-Gear con su famoso "control de lanzamiento", mediante el cual se ofrecía una salida lanzada a tope que aseguraba una máxima aceleración. Los neumáticos eran los nuevos Pirelli P-Zero Corsa, que tenían que soportar la velocidad máxima de 315 Km/h que alcanzaba esta versión especial.

El Gallardo no es solamente famoso por ser un coche para ricos, si no que también presta una valiosa ayuda en el transporte de órganos para transplantes o como Policía de autopista en Italia, aunque una unidad fuese destruída en un accidente...

Ahora presento la miniatura de Kyosho, la segunda que poseo de esta prestigiosa marca japonesa. Aunque el modelo es más bien simple de molde se aprecia la grandeza de la miniatura desde sus más simples detalles, que los hay y muchos aunque requiere que nos fijemos bastante. Observamos la calidad del modelo principalmente en su pintado y las franquicias, muy bien definidas, y en el excelente interior aunque de difícil acceso para ser fotografiado. Las llantas y los discos de freno están reflejados con una alta precisión, así como las luces delanteras. Lástima que mi unidad tiene el defecto de la rotura del logotipo posterior con el nombre de la marca, pero también está ahí aunque pequeñísimo... El remate final a todo esto es la apertura del capó motor, que deja ver un bloque con su doble culata incorporada. Realmente no soy muy amante de los modelos modernos pero las lineas fluidas y aerodinámicas de este Gallardo me cautivaron, así como la alta calidad de la miniatura.