El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Mercedes Benz O317K "Jägermeister" de Minichamps (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

jueves, 26 de diciembre de 2013

Datsun Fairlady 240Z de Kyosho




El Nissan S30 (en Japón Nissan Fairlady Z y en otros mercados vendido como Datsun 240Z ) fue el primer representante de los coupés biplazas Z GT, siendo diseñado por el equipo de Yoshihiko Matsuo y producido por Nissan en la planta de Shatai entre 1969 y 1978. Obtuvo un gran éxito en países como EE.UU gracias a su precio competitivo frente a las opciones de vehículos europeos como Jaguar, BMW o Porsche. Fue un vehículo que ayudó a construir fuera de Japón una reputación país fabricante de coches de calidad y económicos de mantenimiento, comenzando una saga que continúa hasta hoy.

El primer 240Z que se comercializó en Estados Unidos lo hizo en 1970 gracias a la visión del presidente de Nissan Motors USA Yutaka Katayama, conocido como "Mister K". Estos vehículos incorporaban el motor L24 de Nissan, un bloque con 2.4 litros de cilindrada y seis cilindros en línea que producía 150 CVs, siendo alimentado mediante carburadores Hitachi y con transmisiones manuales de cinco velocidades (cuatro para EE.UU) o caja automática de tres relaciones. La suspensión era independiente en sus cuatro ruedas y los frenos de disco delante y tambor detrás, que bastaban para detener a un vehículo que pesaba poco más de una tonelada justa y que alcanzaba los 201 Km/h con un gasto medio bastante contenido de 11 litros a los cien kilómetros recorridos.

El vehículo demostró tener unas dotes de "corredor de fondo" gracias a la robustez de su motor, por lo que Nissan desarrolló sobre su base un modelo para competir en competiciones extremas como el Safari Rally, que ganó en la edición de 1973 conducido por Shekhar Mehta. La leyenda del 240Z no había hecho más que comenzar, y así lo reconoció la revista Sports Car International al nombrarlo como el segundo mejor coche deportivo de la década de los 70.

Nuevamente Kyosho nos obsequia con una miniatura excelente por su precisión y calidad. Lo cierto es que un vehículo como el 240Z no merecía menos y el listón queda colocado muy alto, dudo mucho de que otra marca de miniaturas consiga recrear este modelo a 1:43 con más detallado y calidad. El molde y sus franquicias son muy finos, el pintado excelente (así como el interior) y por si fuera poco le podemos echar un vistazo al motor, que se abre gracias a una llavecita incluida al estilo de los abrelatas antíguos (ésta se introduce por un orificio inferior y, al empujarla, el capó se abre). Una miniatura preciosa de un gran coche, que a muchos de nosotros nos hizo conocer las primeras creaciones deportivas de la industria del motor japonesa.
























lunes, 23 de diciembre de 2013

Honda Beat de NOREV




El Honda Beat fue un "Kei Car" diseñado por Pininfarina, siendo el último coche aprobado por Soichiro Honda antes de su muerte en 1991. Este vehículo, un roadster de dos plazas y tracción trasera, se produjo en un número inferior a las 34.000 unidades entre 1991 y 1996 y se diseñó con la vista puesta en formar parte de la categoría "Kei Car" japonesa: vehículos de pequeña cilindrada y tamaño que tenían que tener justificada una plaza de parking en propiedad, y de esta forma poder aprovecharse de una ventajosa fiscalidad.

El Beat se lanzó en dos generaciones (PP1 100 y PP1 110) que conocieron muchos cambios cosméticos y algunas versiones especiales, que desde luego nunca fueron vendidos fuera del archipiélago nipón. Como era habitual en Honda, la motorización de estos pequeños vehículos nunca fue sobrealimentada pero esto no quiere decir que no fuesen motores bastante sofisticados: sus tres cilindros y 656 cm3 se las arreglaban bastante bien para obtener unos 63 CVs gracias al sistema electrónico MTREC o "Multi Throttle Responsive Engine Control", que gobernaba independientemente la respuesta de cada cilindro. Para estos vehículos solo estaba disponible una transmisión manual y junto con el Suzuki Cappuccino o el Mazda Autozam AZ-1 fueron los precursores (más de una década antes) de automóviles como el Smart Roadster.

El equipamiento estándar consistía en el aire acondicionado, ventanas eléctricas, visera solar, cristal delantero laminado, luces halógenas y llantas de acero. Las últimas versiones estaban disponibles en colores especiales y llevaban algunos cambios estéticos menores, que intentaron animar unas ventas muy decaídas tras el éxito inicial. No obstante, con el tiempo fue considerado como un cochecito de culto en Japón llegándose incluso a entrar en el Libro Guiness de los  Records al reunirse en el circuito de Motegi en 2010 nada menos que 569 Beats.








En cuanto a la minúscula miniatura de NOREV se puede decir que es bastante digna en general aunque está lejos de lo que nos tiene acostumbrado la marca francesa en sus últimos lanzamientos en cuestión de precisión y calidad general. En esta ocasión el interior no convence demasiado y el pintado no causa ningún entusiasmo, pero el modelo apunta maneras gracias a algunos detalles externos (como las insignias, las ruedas o el frontal). También puntúa alto en su asequibilidad y originalidad, pues no es fácil encontrar miniaturas de Kei Cars en el mercado a precios razonables, por lo que podría merecerse un sitio en nuestra vitrina encuadrándola en el género de "curiosidades niponas".























viernes, 20 de diciembre de 2013

Nissan Skyline GT-R KPGC 110 de Kyosho




El sucesor del Skyline KPGC 10 apareció en el mercado japonés en 1973 tras haberse desvelado un año antes en el Salón de Tokyo. Su diseño correspondió a Shinichiro Sakurai , logrando una forma muy continuista con respecto a otros vehículos del mismo autor (como el Nissan Laurel). El KPGC 110 se podía adquirir con carrocería sedán de cuatro puertas y coupé de dos. Esta segunda generación del GT-R estaba provista con un motor de seis cilindros en línea y dos litros (denominado S20 en Nissan) que proporcionaba 160 CVs y siendo alimentado mediante inyección mecánica Lucas de combustible.

El modelo también incorporaba una caja de cambios de cinco velocidades, la tracción era posterior e incorporaba frenos de disco en sus cuatro ruedas. A esta edición del GT-R se la denominó como el Skyline de "Ken & Mary" pues el anuncio de la TV del vehículo mostraba las aventuras de una pareja (llamados como Ken y Mary) por la prefectura de Hokkaido, amenizadas por un tema musical de Buzz que se convirtió en muy popular.

Lástima que el modelo llegó en un momento muy delicado, en plena crisis mundial energética, que estaba lejos de demandar vehículos potentes y deportivos. Solo se llegaron a construir 197 unidades, terminando la situación de un plumazo con toda la saga Skyline que no vería un nuevo representante hasta nada menos que en 1989 (modelo R32).





Siguiendo con mi particular búsqueda de los Skyline a 1:43 presento al coupé 110 de Kyosho, viejo conocido por mí (lo tuve a escala 1:18 exactamente igual a éste y también de Kyosho). Sorprende la alta calidad del modelo (traducido esto por su molde y pintado), convence ampliamente por los cuatro costados y de premio nos llevamos la posibilidad de admirar la reproducción de su motor. El interior quizás peca de un volante algo grueso pero no es nada importante, la presentación de la caja es vistosa y la peana está por encima de lo habitual. Es un modelo muy recomendable, una representación excelente del quizás menos conocido de los Skyline y que nos seduce mucho por su aspecto deportivo.



























martes, 17 de diciembre de 2013

Volkswagen Tiguan "Efecto sucio" de SCHUCO (Edición Dealer)





El Tiguan es un SUV compacto "cross over" de tracción total manufacturado por la sociedad Auto 5000 entre 2007 y 2008, siendo ésta una compañía subsidiaria de Volkswagen y encuadrada dentro de su factoría de Wolfsburg (Alemania). No obstante, al desaparecer la empresa que lo fabricaba el modelo pasó a ser producido por la empresa madre en Wolfsburg y Kaluga (Rusia), y posteriormente también en Shangai (China) y Vietnam. El nombre de Tiguan es una composición derivada de las palabras alemanas para "tigre" e "iguana" (Tiger, Leguan) fruto de un concurso de nombres organizado por la revista germana Autobild.

El concepto Tiguan debutó en 2006 al ser presentado en el "Los Angeles International Auto Show", entrando en producción al año siguiente y alcanzando más de 700.000 vehículos vendidos hacia 2011 en los mercados europeo, ruso, chino, norteamericano, mexicano, brasileño y australiano. Todos los Tiguan llevan motores de cuatro cilindros de gasolina y diesel, con cilindradas de 1.4 y 2 litros y potencias de entre 122 y 200 CVs, insertos en una única carrocería con dos volúmenes y cuatro puertas. El modelo demostró ser muy seguro en las pruebas del EURONcap (cinco estrellas) gracias a sus seis airbags, ESP con control específico para remolque o su anclaje Isofix para sillita de bebé, teniendo también como punto fuerte su abundante equipamiento de serie y opcional y la aprición de series especiales para cada país (como la Track & Field o la Sport & Style). Es un automóvil bastante práctico y cómodo de conducir también debido en parte a su gama de cajas de cambio (manuales y automáticas de 6 velocidades y la famosa DSG de doble embrague) o su altura respecto del suelo.

Como curiosidad, existe un prototipo eléctrico movido por hidrógeno (denominado como "HyMotion") con una potencia de 130 CVs que participó en la competición Michelin Challenge Bibendum de 2007 celebrada en China, capaz de alcanzar los 150 Km/h.







Aunque lo parezca, no he descuidado el almacenamiento de esta curiosa pieza de SCHUCO (lo digo por el efecto sucio de su carrocería). La suciedad que imita logra un efecto bastante convincente aunque no aplicado de manera muy sagaz (podemos observar que los bajos y el tubo de escape están inmaculados), pero esto no puede hacernos olvidar que estamos en presencia de una miniatura muy precisa y detallada en su interior hasta unas cotas altísimas. Es una miniatura que se presenta en edición de venta en concesionarios y que se puede adquirir a un precio ridículo para la calidad del modelo, que se presenta muy sólido por su presencia y que solo tiene la pega de que no nos guste el "experimento" del ensuciado... o que el modelo no nos deslumbre a pesar de su calidad.































domingo, 15 de diciembre de 2013

Opel Commodore B Coupé de IXO/Eaglemoss



Pertenece a la colección alemana "Opel" de kiosko de la ed. Eaglemoss, producido por IXO.

El Commodore era un vehículo de segmento superior del fabricante alemán Opel, perteneciente a la estadounidense General Motors. Bajo esa denominación aparecieron tres generaciones (A, B y C) durante los años en que estuvo en el mercado (de 1967 a 1982) aunque esa denominación sigue estando vigente en Australia pero bajo la marca Holden.

Tras la generación de inicio (A), la B apareció en 1972 estando basado en el Opel Rekord serie D y con carrocerías tipo sedán de cuatro puertas y coupé de dos (aunque también existieron una variante descapotable bastante inusual, una versión "break" familiar casi como prototipo y una camioneta de tres puertas). No solamente fueron producidos en Alemania y Sudáfrica, si no que se ensamblaron como kits en Bélgica y Suiza (éstos llevaban como nombre "Ranger" y tenían algunos cambios estéticos menores), todos ellos hasta 1978 aunque como curiosidad citaré el hecho de que se produjeron también en Irán (hasta 1976) con el nombre de Chevrolet Iran/Royale.

Las plantas motrices desarrollaban potencias de entre 115 y 160 CVs con bloques de seis cilindros en línea y movidos por gasolina. La cilindrada era inicialmente de 2.5 y 2.8 pero en 1974 y debido a las normas antipolución estos motores vieron decrementadas sus potencias. El modelo tope de gama en prestaciones se denominó como GS/E y su alimentación estaba gestionada por un sistema de inyección electrónica D-Jetronic de Bosch. En cuanto a las cajas de cambio asociadas eran de cuatro velocidades en versión manual y tres para la automática. Y como equipamiento, estaba disponible la dirección asistida, llantas de aluminio, faros antiniebla, techo de vinilo, espejo retrovisor de acompañante y tapicería especial.






Ahora pasamos a la miniatura de IXO, que me ha vuelto a dejar gratamente sorprendido por su atención en el nivel de detalle y su calidad de acabado. Realmente, y vista desde ciertos ángulos casi me pareció ver una realización de SCHUCO (la parte trasera, para ser más concreto) aunque la base plana y algún detallito sin importancia de pintado (como la banda cromada lateral) nos hacen ver que no es así. Sin embargo, el interior es muy bueno y realista y el frontal, aunque no llega al nivel de la trasera, también convence y el buen resultado final que vemos se ve gratamente acompañado por un buen molde y un color bastante adecuado para la época, que deja que contemplemos a nuestro gusto todos los detalles de un Opel muy desconocido en España (otro más!).