El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Mercedes Benz O317K "Jägermeister" de Minichamps (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

lunes, 24 de febrero de 2014

BMW E28 M535i de AutoArt






Presentado en 1984 en el Salón de Amsterdam (tres años después de la berlina de la que derivaba), el M5 serie E28 pretendía satisfacer la demanda existente hacia una berlina de representación pero con aspiraciones deportivas. Utilizando el chasis del anterior M535i y el motor evolucionado del deportivo M1, consiguió ser designado en su momento como la berlina más rápida del mundo.

Las primeras unidades del modelo fueron construidas en Munich y Garching a mano hasta noviembre de 1988, cuando se dio por terminada la producción de la serie E28. Siendo un automóvil con vocación claramente mundial, se ensambló también en Sudáfrica (96 unidades) y existiendo en versiones adaptadas a muy diversos mercados bajo la forma de modelos con volante a la derecha o la izquierda, diferentes llantas de aleación y un mayor nivel de equipamiento para los mercados norteamericano y canadiense. Lo que sí varió a favor de los modelos europeos fue su mayor velocidad punta (246 Km/h, 238 para el modelo americano) pero la cifra de aceleración fue la misma (cero a cien km/h en 6,5 segundos).

El corazón del vehículo era un motor de seis cilindros en línea movido por gasolina que tenía como denominación M88/3, que se montaba en los vehículos vendidos en Europa y Sudáfrica. Este bloque era ciertamente un "veterano de guerra" de tres litros y medio y válvulas en cabeza que ya se había montado en anteriores modelos de BMW desde que hizo su aparición en 1978 como el BMW M635CSi. Estaba alimentado en esta ocasión por inyección electrónica Bosch Motronic y rendía 286 CVs a 6.500 rpm, con un par motor de 340 N/m, siendo también compartido con la berlina BMW 745i  pero solo para el modelo sudafricano (en él no cabía el bloque M102 con turbo que se usaba en el resto de mercados). Por lo que respecta a su caja de cambios, siempre fue de cinco velocidades y manual.

En cuanto al modelo americano, se montó otro bloque diferente con catalizador (motor S38B35) que vio lógicamente decrementada su potencia (256 CVs).

Estos E28 son de las series más raras producidas por Motorsport (la división de altas prestaciones de BMW), con tan solo 2.191 ejemplares y solo por encima de los M1 (456), E34 M5 Touring (891) y BMW 850CSi (1.510 unidades).







En mi colección de miniaturas no abundan precísamente los BMW, siendo esta una laguna que pretendo ir colmando en el futuro. Hace muy poco se me presentó la ocasión de conseguir un M535 de AutoArt a muy buen precio y sin pensarlo ni un momento me hice con él, sabiendo que de ninguna forma me iba a arrepentir pues esa marca de miniaturas es vieja conocida (por casi  todos los que tenemos este hobby) por su calidad y fidelidad contrastada de todos los modelitos de su enorme catálogo. Y bien, nada más llegar a casa me deleité con la perfección y finura del molde acabado en color "negro diamante", los detalles del interior (el negro riguroso lo domina todo!) y como premio, la posibilidad de admirar el motor y girar las ruedas. Así es AutoArt, una marca que nunca defrauda nuestras expectativas como coleccionistas.































viernes, 21 de febrero de 2014

Renault 4 "Parisienne" (Fabricante desconocido)






El exitoso Renault 4 fue un modelo de coche económico y popular con una concepción práctica y simple. Fue la primera aplicación de la tracción delantera en un modelo de turismo de Renault (ya se había implementado en la furgoneta Estafette de 1958) y principalmente fue concebido para plantar cara al archifamoso Citroën 2CV, al que batía en tamaño y dotes urbanas.

Aunque era un modelo muy "francés", se llegó a construir también en España (FASA Renault), Argentina (IKA), Italia (bajo licencia por Alfa Romeo), Marruecos, Colombia y Eslovenia. Estuvo en producción desde 1961 hasta 1992, ensamblándose unos ocho millones de ejemplares entre el modelo estándar de cinco puertas y la furgoneta F6 y convirtiéndose en el segundo modelo más vendido de la historia automovilística francesa (tan solo por detrás del Peugeot 206). Aunque sufrió algunos restylings y cambios en su motorización, nunca perdió una característica muy interesante para la Gendarmería francesa: se podía conducir con el "kepis" puesto sobre la cabeza.

Entre las múltiples versiones que el modelo conoció, destacaremos hoy la "Parisienne" de 1963 por ser el objeto del comentario de la miniatura de hoy. Esta serie de 500 ejemplares apareció auspiciada por la revista para mujeres "Elle" y con la connivencia de la marca del rombo, quien deseaba atraer clientela femenina hacia el modelo. Para ello más de 4.000 mujeres probaron el modelo que presentaba un aspecto distinguido: pintura de varios colores (negro, rojo Burdeos, gris metalizado, verde oscuro o azul marino) decorada con motivos de cuadros escoceses o en forma de rejilla dorada que decoraban los laterales del coche, acompañado todo ello por varios elementos cromados que aportaban un aspecto muy "chic". Esta fue la primera serie especial del R4 y se saldó con un fracaso, desapareciendo poco a poco en el tiempo los modelos que se fabricaron. Existió en versiones con techo de lona y rígido y no solamente se fabricaron en Francia si no también por IKA en Argentina, aunque con leves diferencias en paragolpes y ausencia de tapacubos.








La miniatura refleja de forma notable a la versión más femenina del R4, aunque nos quedaremos en esta ocasión sin saber la "paternidad" del modelito. Por las formas y mi experiencia sospecho que se trata de un NOREV de la "vieja guarda" aunque me hace dudar el hecho de su interior tan simple y la poca elaboración de la base o las ópticas traseras. Solo aparece inscrito "Collection Renault" y poco más, por lo que solo podemos especular con la autoría de la reproducción. Sí es cierto que existe otro NOREV muy parecido externamente aunque por lo que se aprecia aparenta mejor calidad. La caja de metacrilato tampoco aporta nada concluyente, así que dejaremos en el anonimato este R4 tan curioso y bien hecho en líneas generales, absolutamente recomendable para el aficionado.




























martes, 18 de febrero de 2014

Volkswagen T5 Multivan de Minichamps (Edición Dealer)




La quinta generación de los vehículos comerciales ligeros y medios de Volkswagen hicieron su debut en 2002, aunque no entraron en producción hasta el año siguiente. VW tenía como objetivo principal competir en los mercados de Alemania, Francia, Rusia, Reino Unido y Turquía y en esta ocasión no tanto en Estados Unidos, pues este tipo de vehículos se gravan con un impuesto extra del 25% por su importación.

Entre las variantes Transporter (para carga) y las de movimiento de pasajeros (Caravelle, Kombi, Shuttle y Multivan) se contabilizan más de 100 variantes: diferentes carrocerías, tracción total, de seis a once asientos, multitud de niveles de acabado y motorizaciones (diesel y gasolina, existiendo incluso un VR6 de 3,2 litros de cubicaje) y varias cajas de cambio disponibles manuales y automáticas hacen que la plataforma T5 posea unas dotes envidiables de flexibilidad según lo que el cliente demande. Y, desde luego, existen múltiples transformaciones que lo hacen un gran vehículo para las diversas fuerzas de atención al ciudadano que cuentan con él entre sus filas (Policía, Ejército, Sanidad o Cuerpo de Bomberos).

Deteniéndonos en concreto en el modelo Multivan, es preciso apuntar que es la variante escogida por aquellos que quieren desplazarse en grupos de seis o siete personas con un mayor refinamiento. Es la opción "tope de gama" que permite una gran flexibilidad en la configuración de sus asientos gracias al sistema de raíles que incorporan, pudiéndose mover adelante y atrás. Opcionalmente dispone de un catálogo de elementos tales como neveras o climatizadores zonales, en un número que aumentó aun más con el restyling del año 2009: ahora estaba disponible el cambio de doble embrague DSG, los faros bi-xenon, el sistema de alerta de cambio involuntario de carril, luces LED diurnas, sistema de navegación con pantalla táctil o el control de presión de los neumáticos. También se aprovechó para corregir los errores que la válvula EGR solía causar en el sistema de inyección cambiándola por una de mejor calidad.

Finalmente, en 2011 apareció la "Edición 25" para conmemorar el veinticinco aniversario del modelo, con una personalización destacada mediante llantas de aleación especiales de 18 pulgadas, techo negro mate, varios elementos externos en color negro, colores especiales para la carrocería y una puesta a punto más deportiva para el chasis.

En esta ocasión muestro una de las mejores furgonetas actuales que tengo en mi colección, producida por Minichamps para ser vendida en concesionarios de Volkswagen. Esta "Multivan" se presenta con un buen molde, correcto pintado en un bonito color verde agua, buenos detalles externos y un interior bastante sobrio en esta ocasión. Solo aprecio ligeros fallos en las juntas de las ventanas traseras (dejan ver algunos resquicios) pero no empañan para nada un buen conjunto de aciertos bajo la forma de una furgoneta bastante conseguida. Únicamente reprocho un tanto la poca personalidad del modelo, pero esto no tiene nada que ver con la factura de la miniatura.






















sábado, 15 de febrero de 2014

Nissan Skyline 2000 Turbo GT-E S KHGC 211 de DISM



Los exitosos Nissan Skyline C210/211 aparecieron en 1977 como la quinta generación de la saga. Prosiguieron con la división de la gama en modelos con motores básicos y otros exclusivos de seis cilindros, teniendo estos últimos una mayor distancia entre ejes. El concepto siguió siendo obra del maestro Sakurai, teniendo su continuación en los primeros 80 hasta la llegada de la serie R30. Y no solamente bajo la forma de un sedán o coupé, ya que apareció en esta ocasión una rara variante familiar "station wagon".

Inicialmente el modelo se denominó como C210, pero el restyling de 1978 hizo que cambiase su nombre en código por el de C211. Estos modelos fueron más ambiciosos en su comercialización, ya que por primera vez salieron de Japón y fueron exportados a otros mercados como el alemán (Datsun 240K GT). Los Skyline fueron afectados seriamente por la crisis del petróleo, de modo que ahora eran más baratos pero también menos potentes y más económicos en su consumo. Ni con la adición de un turbocompresor fueron capaces de superar a la anterior serie, ya que los C210/211 no superaron la barrera de los 145 CVs proporcionados por la versión más potente (motor L20ET de seis cilindros con dos litros e inyección)... baste decir que hasta se llegó a comercializar una pobrísima versión diesel de 90 CVs.

Aunque el espíritu del Skyline GT-R fue traicionado, en lo económico no fue demasiado mal y entre todas las versiones (coupé, sedán y familiar) Nissan se las arregló para colocar algo más de medio millón de unidades y no solamente en Japón. Las cosas empezaron a ponerse en su sitio con la llegada de la siguiente generación (R30) en 1981, pudiendo devolver Sakurai parte de la mística a la saga Skyline.


Sobre la miniatura de hoy podría extenderme mucho en varios aspectos, sobre todo por la paternidad del modelo: es la primera referencia que tengo de la japonesa DISM (cuyo catálogo es muy corto pero a la vez interesante, compuesto de automóviles japoneses más o menos clásicos). Realmente la calidad es bastante buena aunque no llega a la finura de otras marcas niponas de más renombre (estoy pensando ahora en Ebbro), no obstante el intento es muy bueno y el modelo cuenta con varios detalles muy interesantes: una presentación correcta, ruedas que giran, bajos bien definidos... y un sistema de iluminación LED con interruptor en la base y compartimento muy bien disimulado para un par de pilas de botón. El resto, cumple con nota por su muy buen molde (pintado sin tacha alguna), soberbias llantas, excelente detallado externo pero algo más flojito en el interior. En esta ocasión tendremos que disculpar los "pinchitos" de los faros, ya que son plenamente funcionales... Además el modelo se puede adquirir en otros colores (negro y gris plata) y ni es caro ni escaso, por lo que si quieremos sorprender a nuestras visitas y el modelo nos gusta... adelante!





















martes, 11 de febrero de 2014

Opel Rekord P2 Caravan "NSU" de Starline




La serie P2 del compacto Rekord reemplazó a la P1 en el verano de 1960 manteniendo básicamente la misma plataforma aunque algo más ancha y larga. La letra "P" significaba "Panorama", por el gran parabrisas envolvente de la primera serie, desapareciendo esta vez aunque se mantuvo dicho sobrenombre haciendo referencia a la gran visibilidad que seguía manteniendo nuevo el modelo.

El estilismo del P2 entroncaba directamente con la moda del momento, siendo menos recargado que su predecesor y en consecuencia menos "americano". No obstante, y tal y como sucedía con su antecesor, el vehículo podía ser escogido con tonos bicolores por lo que algo del gusto americano seguía vivo en el P2. De todas formas ahora la parrilla era menos ancha, se perdió la voluminosa cola trasera y se rediseñaron los pliegues alrededor de las luces traseras. Curiosamente, en la guantera se podía leer la inscripción "Olympia", como aparecía en el Olympia Rekord hasta su desaparición en 1959.

Las carrocerías disponibles fueron muchas, como era habitual en los fabricantes europeos de entonces. Se podía escoger entre un coupé, un cabriolet (realizado por Darmstadt), una versión comercial "Caravan" panelada en chapa y una familiar acristalada, aunque ambas con tres puertas. Pero las versiones más demandadas fueron sin duda las sedán de dos o cuatro puertas, totalizando entre todos unas 790.000 unidades vendidas (sin duda fue un gran éxito debido sobre todo a un precio muy competitivo). En cuanto a los motores disponibles, hasta que el modelo fue reemplazado en 1963 por el Rekord A estuvieron disponibles solamente dos bloques movidos a gasolina y de cuatro cilindros en línea: uno de 1.5 y otro de 1.7 litros, siendo la potencia de 60 CVs en la versión más evolucionada del 1.7 (la "S", que llegaba a alcanzar los 140 Km/h). La caja de cambio manual se denominaba "Synchromesh", con tres velocidades heredada del P1 que se montaba en la columna de dirección, aunque el P2 fue el primer Rekord en utilizar una de cuatro velocidades en opción. Y para aquellos que preferían más comodidad  a la hora de cambiar velocidades estaba disponible un montaje con embrague automático que la marca bautizó como "Olymat", proporcionado por el fabricante Fichel & Sachs (básicamente el mismo cambio que ofertaban para otros constructores alemanes bajo el nombre "Saxomat").


Dejando al margen los datos sobre el modelo real, ahora comentaré que nos hallamos ante otra gran miniatura de la (presuntamente) desaparecida Starline, en concreto un Caravan con deco de asistencia "NSU", un antíguo fabricante de coches y motos alemán. Es complicado de entrada ponerle alguna pega al modelito pues brilla con luz propia gracias a su cuidado molde, pintado sin tacha alguna y externamente decorado con mucha atención al detalle. Es admirable (una vez más!) el gran trabajo efectuado en la rejilla delantera y en su interior, con nítidos detalles que hacen entender al aficionado lo que la pérdida de Starline ha supuesto para aquellos que amamos las miniaturas asequibles pero bien hechas, bonitas y con mucho estilo. Y por si fuera poco, el mismo Caravan lo podemos encontrar en unas cuantas decos más, si cabe más bonitas aún que la de mi modelo.