El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Maybach DS8 Zeppelin de Minichamps (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

miércoles, 30 de julio de 2014

GAZ M21T "Volga" MkIII "Taxi de Moscú" de DeAgostini



Pertenece a la colección rusa de kiosko "Automóviles rusos de servicio", de la Ed. DeAgostini.

El GAZ M21 fue el primer vehículo ruso en llevar el nombre "Volga" y fue desarrollado a principios de la década de los 50 del siglo XX. Fue un vehículo que contaba con el elevado estándar de calidad de la producción norteamericana de entonces y llevaba accesorios que entonces eran considerados como de verdadero lujo: radio de tres ondas, encendedor de cigarrillos, asientos delanteros reclinables y calefacción. Además contaba con una buena protección anti-óxido y un motor robusto y que soportaba bastante bien el escaso mantenimiento que se le hacía a estas máquinas en la Rusia soviética.

El M21 conoció tres series hasta su desaparición en 1970, comenzando su andadura hacia 1954. Alexander Nevzorov (el líder del proyecto) no tuvo ninguna cortapisa a la hora de diseñar un vehículo que pudiese competir de tú a tú con las realizaciones de la poderosa industria norteamericana, pero el diseñador Leo Eremius se inspiró inevitablemente en algunos automóviles americanos tales como el Chevrolet Bel Air o el Ford Customline sobre todo, al que se acabó pareciendo sobremanera.

El primer Volga se movía gracias a un motor de gasolina de cuatro cilindros en línea y 65 CVs con 2.4 litros de cubicaje procedente del modelo GAZ M20. De serie estaba disponible con caja de cambios manual de tres velocidades y una opcional automática pero que pronto dejó de ser producida ya que los conductores rusos no podían hacerle el mantenimiento de forma adecuada y daba problemas, al igual que el sistema de engrase centralizado (no llegaba a todas las partes por igual). El modelo se presentó al público en 1955 con un viaje de demostración entre Moscú y la península de Crimea, aunque la producción del primer año solo fue... de cinco ejemplares! No sería hasta 1957 cuando el vehículo se produjo a mayor escala y con importantes mejoras mecánicas, contando con un nuevo motor con culata de aluminio producido en la factoría de ZMZ y que rendía 70 CVs.

Este modelo apareció con tres variantes: la estándar M21G, la taxi M21B con su taxímetro instalado en el lugar de la radio y la versión destinada a países tropicales (M21GYU), todas con la figura del ciervo saltador en la calandra y con un juego de recambios y herramientas entre los que no faltaba ni una latita de pintura para reparar pequeños roces.

Posteriormente aparece la segunda serie en 1959 con algunas mejoras y se construyen versiones para la exportación (incluyendo una con el volante a la derecha). El modelo se presenta en la Exposición Internacional de Bruselas del 58 e incluso se llega a inscribir en algunas pruebas deportivas, como el Rallye Mil Lagos de Finlandia (en donde quedó el primero de su categoría) o el Rallye Acrópolis de Grecia. Y la tercera y última serie salió al mercado en 1962, diferenciándose todas ellas externamente por la calandra y los apodos característicos que el pueblo ruso les colocó: "Estrellas" para la primera serie, "Boca de tiburón" para la segunda y "Huesos de ballena" para la tercera.

Como era normal en la sociedad comunista rusa estos vehículos tuvieron versiones dedicadas a la comunidad bajo la forma de "combis" ambulancia, para la policía, un prototipo con cuatro ruedas motrices e incluso la versión especial de ocho cilindros para la KGB. El M21 cumplió en la cultura rusa un papel análogo al del Citroën DS en Francia, convirtiéndose en una leyenda sobre ruedas y circulando aún en 1988 unos 80.000 ejemplares... Era tan grande su prestigio que fue el regalo de la URSS a Yuri Gagarin cuando se convirtió en el primer hombre en salir al espacio, declarando que se sentía siempre muy cómodo en su M21.



Después de aprender un poco sobre la historia y algunas curiosidades del M21 llega mi pequeño análisis sobre la miniatura de la variante M21T de la tercera generación. Debemos tener en cuenta antes que nada que el modelito va destinado al poco exigente público ruso comprador de coleccionables de kiosko, por lo que ya estamos avisados de la pobre calidad que vamos a encontrar. Esto lo vemos en la apariencia de miniatura barata por los acabados (trabajo de pintura) y mínimo detallado interior pero al menos la calandra y el molde no están nada mal y arreglan un poco el panorama. Me llamó también la atención el gran tamaño de la reproducción y su poco peso, así como la pobreza de su presentación a causa de un blister bastante descuidado. Y, por supuesto, de los bajos ni hablamos.
























sábado, 26 de julio de 2014

FIAT 615 "Alba Ferrero" de IXO/Eaglemoss



Pertenece a la colección italiana "Veicoli Pubblicitari D´Epoca" de la editorial Eaglemoss.

El modelo 615 era un vehículo comercial ligero producido por FIAT Veicoli Industriali entre 1951 y 1965 destinado a suceder al 1100 ELR que teóricamente era capaz solo para una tonelada de carga. Sin embargo, la masa máxima autorizada del nuevo modelo era de tres toneladas y media de las que 1,7 aproximadamente eran de carga útil siempre según la configuración de su carrocería (existieron versiones pickup, furgón, grúa, caja alta, pequeña tractora y muchas más). Zastava la fabricó también en Yugoslavia bajo el mismo nombre y fue un vehículo común al otro lado del Telón de Acero ya que se ensambló por marcas tales como Csepel, IFA o Star.

Las primeras unidades llevaban el motor del FIAT 1400, un bloque de 1.4 litros de cubicaje y cuatro cilindros movido por gasolina y que rendía unos 39 CVs (suficientes para alcanzar una velocidad máxima de 71 Km/h en condiciones favorables). Lo malo es que ese motor no se llevaba nada bien con su tarea de tener que mover las 3.5 toneladas del camioncito y por eso muchos profesionales seguían demandando los modelos 1100 ELR ya que se mostraban más rápidos y contenidos en el consumo (de hecho, FIAT los siguió ofreciendo hasta en 1954). FIAT puso remedio a esto comercializando una variante diesel tipo Ricardo con 1.9 litros de alta presión que provenía del todoterreno Campagnola. Esa versión se denominó 615 N (de "Nafta", diesel) y era un vehículo bastante moderno para la época pero que no tuvo mucha difusión.

Con los años el 615 fue objeto de cambios estéticos (notablemente en la calandra) y mejoras mecánicas hasta que le llegó la hora de pasar el testigo al modelo 616 en 1965.


Tenía una deuda pendiente con este modelito de FIAT y me la cobré al conseguirlo a muy buen precio "en los canales habituales" y vestido con una preciosa combinación de colores (aunque un tanto falseados) perteneciente al famoso fabricante de dulces italiano Ferrero. Como se puede ver en la deco, aparece la especialidad que le dio renombre: la Gianduja, que no es más que un tipo de pasta de chocolate piamontesa. La miniatura es más o menos correcta en términos generales pero siendo medianamente observada apreciamos fallos: el abombamiento bastante acusado del capó, los pilotos traseros pintados y algo de exceso de pintura, aparte de que el color crema del furgón debía ser un poco más oscuro si querían que se pareciese al original. En el interior, el volante tiene una caña muy exagerada pero el resto cumple más o menos. Las virtudes quedan representadas por el detallado externo (muy buenas matrículas de época), bajos algo mejores de lo habitual y unas llantas muy convincentes. Si no tenemos bastante con este modelo, que se lanzó sobre el año 2012 en Italia, lo tenemos disponible con muchas varientes y libreas de las cuales destaco claramente la versión de caja de lona "Abarth" o la cerrada de Coca-Cola.






















domingo, 20 de julio de 2014

SIMCA Aronde Châtelaine de IXO/Altaya



Pertenece a una colección temática francesa sobre SIMCA, publicada por la Ed. Altaya.

Las versiones "break" familiares del Aronde se llamaban Châtelaine, Messagère y P60 Ranch. Estos vehículos tenían en común su carrocería de tres puertas, pero la versión Messagère estaba ideada sobre todo para el transporte comercial ligero ya que no tenía ventanas traseras acristaladas (en su lugar iban paneles de chapa). La versión más básica era la Châtelaine (equivalente en su nivel de acabado a la berlina Élysée), y el lujo quedaba para la P60 Ranch siendo ésta la última versión break en aparecer.

Estos vehículos tuvieron disponibles, al igual que el resto de la gama Aronde, los motores a gasolina "Flash" de 1.3 litros y los más modernos "Rush" con idéntica cilindrada y culata de aluminio. Los puntos positivos del Châtelaine iban destinados a su dirección (precisa y ligera), su buen sistema de frenado y cierto carácter nervioso en su conducción mientras que se criticó su eje trasero por incómodo y la caja de cambios, muy imprecisa y con la primera velocidad no sincronizada.

Posteriormente la gama evolucionó hacia el Aronde P60 (hacia el principio de la década de los 60) teniendo su correspondiente Châtelaine, pero este vehículo disponía de una carrocería diferente y es necesario no confundirlo con su antecesor.


La gama Aronde familiar se encuentra casi toda disponible en miniatura gracias a Altaya, siendo todas ellas de buena calidad aunque destaca sin lugar a dudas la P60 Ranch bicolor. De la Messagère se encuentran modelos con varias decos y también realizadas por NOREV, al igual que la Châtelaine, que se nos presenta bastante sencilla en esta ocasión y con cierto exceso de pintura. El interior es correcto y sin demasiadas florituras, destacando sobre todo la calandra y las ruedas. Peor panorama para la trasera, demasiado simplificada, pero nos consolamos mucho pensando que es una miniatura que se encuentra fácilmente y a muy buen precio.


















miércoles, 16 de julio de 2014

Opel Monza A2 GSE de IXO/Eaglemoss



Pertenece a la colección alemana "Opel" de kiosko de la ed. Eaglemoss, producido por IXO.


La última versión del coupé Monza apareció en agosto de 1983 y se denominó GSE. Básicamente era una serie A2 (un restyling del Monza aparecido un año antes) pero con unas características muy diferentes, así en el GSE venían de serie los asientos Recaro, un panel de instrumentación digital LCD de VDO, ordenador de a bordo, volante de cuero y un interior en color negro con una mayor calidad de acabado. Externamente se distinguían sobre todo por el gran alerón trasero y unas bandas laterales en color antracita. Y mecánicamente solo estaba disponible con un motor de gasolina y tres litros de cubicaje, con seis cilindros e inyección y una potencia de 180 CVs. Por otro lado, el comportamiento del coche era bastante bueno, favorecido por un diferencial trasero de deslizamiento limitado y una suspensión deportiva.

En el verano de 1985 se efecturaron algunos cambios menores en su estética pero bastante más profundos en la mecánica, pasando a incorporar un catalizador que penalizaba la potencia (ahora pasaba a ser de 156 CVs). Finalmente, y tras haberse producido menos de 50.000 ejemplares, el GSE y toda la gama Monza desaparece del catálogo de Opel en 1986 sin dejar un sucesor directo aunque no antes de que el carrocero Keinath hubiese sacado una corta tirada (144 unidades) en versión descapotable, denominada KC 5.



Como complemento de las miniaturas del Monza ya conocidas, IXO presenta para la editorial Eaglemoss la versión más potente del coupé de gran tamaño de Opel. En esta ocasión tenemos una bonita miniatura que apunta maneras, sobre todo por su frontal y trasera, denotando bastante finura en todo el conjunto y haciéndonos pensar durante un momento si el modelo no es del catálogo de SCHUCO. Me parece muy acertado el color escogido y la terminación de las llantas y la luna trasera también, siendo algo más floja la representación del interior (al menos podemos ver la pantalla LCD) y la base casi totalmente plana. De todas formas es un muy buen modelo de la afortunada colección Opel y resulta tan aconsejable como todos los demás.























domingo, 13 de julio de 2014

Nissan Gloria Sedan GLE MkV 330 de DISM



Los vehículos de lujo de Nissan llevan el apellido Gloria desde que Prince Motor Company los pusiera en el mercado japonés en 1959. Inicialmente basado en el más pequeño Prince Skyline, el Gloria unió su destino al Nissan Cedric en 1971 comercializándose ambos hasta el año 2004 en que cedieron el testigo al Nissan Fuga.

Del Gloria se vieron nada menos que once generaciones, aunque en esta reseña hablaré sobre todo de la quinta (aparecida en 1975). El modelo era esencialmente un Cedric pero el Gloria se podía adquirir con las formas de un coupé de dos puertas o un sedán y familiar de cuatro. En lo mecánico siempre tuvo motores movidos a gasolina de dos litros con cuatro o seis cilindros en línea y un 2.8 con seis, pero en 1977 (y por primera vez en un Gloria) apareció la versión diesel con un propulsor de 2.2 litros destinada a la versión más económica del sedán y el familiar. También, y debido a las restricciones anticontaminación, desaparecieron los carburadores gemelos de la versión de dos litros y se incorporó la inyección electrónica (denominados con la letra "E").

Con el tiempo se incorporaron cambios menores, como la introducción de los faros halógenos para toda la gama (salvo el sedán taxi), los neumáticos radiales y el paso de la palanca del cambio desde la columna de dirección al suelo. Dicho sea de paso, los cambios manuales eran de cuatro y cinco velocidades y la versión automática solamente de tres.

La serie finalizó en junio de 1979 con la aparición de la generación 430 diseñada con ayuda de Pininfarina.


Hasta hora hemos visto miniaturas de deportivos y un vehículo de bomberos de DISM, pero ninguna berlina. Y el caso es que el fabricante nipón tiene algunas en catálogo aunque no sean demasiado abundantes ni variadas, pero son modelos muy interesantes para apreciar hechos tales como cierta influencia norteamericana en unos vehículos muy desconocidos fuera de su ámbito. Lo que no cambia es el buen hacer del sello de Aoshima, del que parece que tenemos buenas noticias pues hace poco puso en el mercado nuevos modelos en Japón. Gracias a Ebay puedo disfrutar de alguna de estas miniaturas por un precio muy asequible y comprobar su buena calidad en todos los aspectos, tanto dentro como fuera, y con la añadidura de algún "gadget" como la consabida suspensión regulable. Lo negativo siempre sigue siendo lo mismo: la base casi totalmente desprovista de ningún detallado.