El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Mercedes Benz O317K "Jägermeister" de Minichamps (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

domingo, 28 de febrero de 2016

Mercedes Benz Renntransporter de Premium Classixxs





A mediados de los años 50 Mercedes Benz tenía entre sus creaciones para el mundo de la competición una muy particular, tanto que casi hacía sombra a sus "flechas de plata" y no era precisamente un automóvil deportivo. El "Renntransporter", pues así se llamaba, era un camión ligero de transporte de vehículos deportivos que necesitasen eventualmente asistencia desde las pistas de competición hasta la fábrica de Mercedes, con objeto de ser reparados lo más rápidamente posible y devueltos para seguir competiendo. Este curioso vehículo sigue siendo hasta la fecha el camión de transporte de automóviles más rápido del mundo, llegando a alcanzar los 170 Km/h de velocidad máxima conseguidos en parte por su escasa altura, contenido peso (poco más de dos toneladas) y excelente aerodinámica.


La "maravilla azul" apareció en 1954 siendo fabricado sobre la base de un Mercedes modelo 300 S y siguiendo la inspiración estética del 180. Desde su cabina adelantada hasta la trasera parecía haber sido construido en una sola pieza, mostrando una rara elegancia de líneas combinada con un suave aspecto deportivo. El "alma" que lo movía consistía en un bloque de tres litros y seis cilindros en línea, con inyección mecánica proveniente del Mercedes 300 SL, rindiendo unos 190 CVs. Este camioncito llevaba una plataforma a la cual se podía subir un bólido mediante un sistema de planchas metálicas acopladas sin auxilio de grúa alguna, y prestó servicio hasta 1967, cuando fue finalmente desguazado.

No obstante su historia tiene final felíz, cuando la marca alemana realizó una réplica exacta en 2001 y tras siete años de trabajo. Para quien lo quiera admirar puede rendirle visita en su actual casa, el museo de Stuttgart (Alemania), y de paso puede admirar su habitual compañero de viaje (el Mercedes Benz SLR).





Hace mucho tiempo que persigo este fantástico camión y por fin pude encontrarlo por Ebay a precio bastante rebajado, por lo que fue "presa" inmediatamente. Premium Classixxs tiene un excelente catálogo de modelos que incluye, sobre todo, vehículos alemanes del siglo XX y entre ellos el Renntransporter, un modelo muy desconocido y que asombra a aquellos que tienen la suerte de visitar el museo de Mercedes Benz. Yo me conformo con su réplica a 1:43 y doy fe de que se trata de una miniatura muy cuidada, con muy buenos detalles externos (incluyendo las planchitas de aluminio o todo el conjunto de luces y cromados) e internos, destacando su buen tablero de mandos y la tapicería de tela a cuadros de los asientos. También en esta ocasión los bajos se encuentran definidos, rematando el conjunto las plaquitas de matrícula y unas ruedas muy convincentes. Un gran modelo que aúna deportividad y características de vehículo comercial, muy detallado y vistoso en gran parte gracias a su color azul, pero que estoy seguro que marcas como SCHUCO habría mejorado quizás a costa de perder la solidez que Premium Classixxs suele dar a sus productos.


































jueves, 25 de febrero de 2016

Opel Campo de IXO/Eaglemoss




Pertenece a la colección alemana de kiosko "Opel", de la editorial Eaglemoss.


El Opel Campo (Vauxhall Brava en el Reino Unido y Holden Campo en Australia) es la versión pickup del Frontera, siendo una adaptación del modelo japonés Isuzu Faster de cuya construcción se encargó IBC Vehicles (luego GM Luton). Estuvo disponible en el mercado entre 1991 y 2001 y fue la apuesta del constructor alemán para hacer frente a los Toyota Hilux, Nissan Pickup, Mitsubishi L200 o Mazda Serie B, camionetas ligeras con plataforma abierta que se suelen emplear en Europa como automóviles de trabajo o recreacionales.

El Campo se podía adquirir con cabina doble de cuatro puertas o simple de dos, en cuyo caso su capacidad de carga era mayor en peso y dimensiones. Quizás su mayor virtud fue contar con robustos motores diesel de 2.5 y 3.1 litros de cuatro cilindros, con turbocompresor y potencias de entre 76 y 109 CVs que complementaban a la escasa oferta de bloques de gasolina, en este caso un único propulsor de 2.300 cm3 y 93 CVs. Algunos de esos motores estaban asociados a tracción total únicamente (como en el caso del 3.1) o bien simple a demanda, contando con reductoras en el caso del 4X4.

Para 1997 se hizo un restyling y se aprovechó para actualizar los motores, aumentando su potencia en el caso del gasolina y el 2.5 TD. En su recta final de producción, se lanzó al mercado una serie especial con pintura bitono, elevalunas y espejos eléctricos y aire acondicionado disponible solamente con la carrocería doble y los dos motores diesel superiores. Tras la desaparición del modelo, Opel no volvió a fabricar pickups y su hueco fue llenado en Europa por el Isuzu Rodeo.





No suelen aparecer por el Garaje los "pickups", por lo que resulta un tanto especial para mí el comentar la miniatura de IXO para la colección alemana de Opel. En este caso parece que no se han querido romper mucho la cabeza y han optado por un modelo tremendamente simple del Campo, sin prácticamente ningún detalle externo pero con un interior correcto. Imagino que el modelito recrea una versión muy básica (la que más diría yo) del Opel, salvándolo un poco su bonita pintura, las ruedas y el frontal. Interesante por su rareza y exotismo, puede ser buena opción de compra si lo encontramos a buen precio y nos gustan este tipo de camionetas.




















lunes, 22 de febrero de 2016

Opel Frontera A "Feuerwehr Offenbach" de IXO/Eaglemoss




Pertenece a la colección alemana de kiosko "Opel", de la editorial. Eaglemoss.


El Frontera fue una versión del todoterreno japonés Isuzu Rodeo/Wizard que se ofreció en algunos mercados del mundo bajo las marcas Opel, Chevrolet, Vauxhall y Holden, todas propiedad del grupo GM. Estuvo vigente entre 1991 y 2007, años en los que se vendió en dos generaciones y fue fabricado por último en China con el nombre de Jiangling Landwind, llegando a importarse en cortas tiradas para Holanda y Bélgica. Actualmente en Europa su lugar lo ocupa el SUV Antara, aunque no pueda hacerse una equivalencia exacta con el Frontera (éste sí era verdaderamente un todoterreno y no un todocamino).

El primer Frontera entró en producción en 1991 pero no se llegó a vender hasta 1992, siendo la variante de tres puertas "Sport" con motor de cuatro cilindros y en versiones de dos y 2.4 litros de cubicaje. Posteriormente apareció un motor movido por gasóleo procedente de la berlina Opel Omega, con unos 100 CVs de potencia y que se quedaba algo corto en prestaciones. Sin embargo, ese bloque era de fundición y no contaba con electrónica (la inyección de combustible era mecánica indirecta) por lo que estaba garantizada la robustez y fiabilidad.

Otras virtudes de esta primera generación, denominada con la letra "A", fue sus buenas aptitudes todoterreno gracias a su suspensión clásica por ballestas, chasis atornillado a la carrocería y caja de cambios con reductora, pudiendo conectar la tracción total si era necesario (normalmente era trasera). Tampoco se defendía mal en carretera, alcanzando una velocidad punta de unos 150 Km/h pero con una aceleración bastante pobre (de 0 a 100 km/h en más de 20 segundos). Y su capacidad interior era bastante buena, aunque a costa de situar la rueda en el exterior y contar con un salpicadero un tanto desfasado.

Posteriormente se añadió la posibilidad de escoger el modelo con carrocería larga de cinco puertas, se revisó la suspensión, apareció un salpicadero con un nuevo y más agradable diseño, se incluyeron los airbags como elemento de seguridad y lo más importante; la aparición de un motor diesel de origen italiano y dos litros y medio de cilindrada con 15 caballos más de potencia pero que se mostró como algo más delicado y propenso a las averías si no se cuidaba el engrase y el sistema de refrigeración . Tras estos cambios, finalmente la producción de la serie A cesó en 1996 en Rüsselsheim, Alemania.




Dentro de la colección "Opel" a veces han aparecido modelos no destinados a particulares, tal y como sucede con el Frontera que traigo hoy para vosotros. En esta ocasión se trata de una versión de coche de mando (supongo) destinada al cuerpo de Bomberos de Offenbach, Alemania. También está disponible en la misma colección en versión "civil" por si no nos convence y aún más, ha salido en la colección "Auto Plus" y seguro que en alguna otra. De todas ellas el "bomberil" es la que más me gustó, por su abundante detallado externo, su interior y el trabajo de la decoración externa. Además podemos encontrarlo a un precio bastante ajustado y cuenta con una buena presentación. En contra quizás podríamos citar la excesiva anchura de los ejes y unos bajos bastante pobres. Nada que a estas alturas nos vaya a asustar mucho...


























viernes, 19 de febrero de 2016

Volkswagen Beetle de SCHUCO (Edición Dealer)





En 2011 apareció un nuevo Beetle con la misión de suceder al anterior New Beetle, un compacto "premium" del fabricante alemán Volkswagen. Por razones de márketing esta vez apareció solamente con el nombre de Beetle, desapareciendo el adjetivo "new" (nuevo). La producción de este vehículo tiene lugar en Puebla (México) con el objetivo de robarle ventas al revisado Mini de BMW, algo que no parece estar logrando pues sus ventas están siendo claramente inferiores. Quizás tenga algo que ver en ello el elevado precio de base y la falta de carrocerías diferenciadas (solo en coupé y cabrio contra más de 5 versiones en el caso del Mini).

El Beetle fue presentado en el salón de Shanghai de 2011 y tras una agresiva campaña de márketing, incluyendo unidades regaladas al público del programa de Oprah Winfrey y un anuncio en la Super Bowl. De salida apareció con tres niveles de acabado (Beetle, Design y Sport) encontrando en él motores movidos por gasolina (de 1.2 a 2.5 litros, este último con cinco cilindros y destinado para EEUU) o gasóleo (TDi 1.6 y 2 litros). La potencia está entre los 103 y 210 CVs y opcionalmente se ofrecen con transmisión automática de doble embrague (DSG), automática convencional o manual de serie con seis velocidades.

El diseño del Beetle ahora se caracteriza por su mayor agresividad y el aumento de sus dimensiones, viéndose como más pegado al suelo y menos rechoncho. Siendo un vehículo muy enfocado a la juventud y su mundo, ha aparecido (y está apareciendo) con varias versiones especiales de las cuales enumeraré la Turbo (en color negro y limitada a 600 unidades), el R-Line (con motor turbo de 210 CVs y frontal diferenciado), la XBox (para México, con techo solar panorámico y spoiler), la Fender y la GSR Limited Edition (pintada en amarillo y negro, homenajeando al Escarabajo especial con el mismo nombre de 1973).




Otro nuevo Escarabajo para las vitrinas del Garaje, pero esta vez se trata de un digno heredero de uno de mis modelos preferidos de toda mi colección (su "abuelo" el Silver Bug), coincidiendo ambos en su fabricante, la alemana SCHUCO. Ahora llega la última versión de un automóvil que ha perdido por el camino y los años su vocación de coche popular, posicionándose para atender la demanda de un coche para gente joven y con cierto poder adquisitivo. Pero ahora solamente juzgaré algunos apartados técnicos de la miniatura y la verdad es que me lo ponen fácil debido a la calidad del modelo, dotado con un molde muy fino y excelentemente bien pintado. El interior tampoco se queda atrás y lo que está por fuera mucho menos, con un bonito techo solar oscurecido y unas relucientes llantas que nos recuerdan a las antiguas de su antecesor. SCHUCO también ha lanzado las versiones turbo y cabrio, en varios colores y siempre manteniendo un estupendo precio de salida. Si os agradó este modelo y lo queréis se impone una visita al concesionario VW más cercano a vuestro domicilio o bien la correspondiente búsqueda en Ebay, que es lo que yo hice.




























martes, 16 de febrero de 2016

Maybach 62 de IXO/Altaya




Pertenece a la colección temática de kiosko "La leyenda Mercedes Benz", de la Ed. Altaya.


Los únicos modelos que comercializó la renacida marca de vehículos de lujo alemana Maybach (rescatada por Daimler AG) fueron los 57 y 62, ambos declinados en versiones "S" ("Spezial"). Los números se referían a la longitud del vehículo en decímetros, fueron dibujados por un equipo de tres diseñadores (Olivier Boulay, Shuichi Yamashita y Anthony Lo) y eran concurrentes de los extraordinarios Bentley y Rolls Royce. El primer modelo salió a la luz de la fábrica de Stuttgart en 2002 y el último en diciembre de 2012, considerándose un fracaso de ventas ya que solamente colocaron unas 500 unidades.

Mercedes Benz se vio "casi" obligada a crear una marca de vehículos de representación de alto nivel al ver que sus competidoras alemanas BMW y VW habían comprado, respectivamente, las marcas inglesas Rolls Royce y Bentley. La idea consistió en hacer volver a la vida a la desaparecida Maybach, un constructor alemán de vehículos de lujo de antes de la Segunda Guerra Mundial, y así crear un nuevo sedán con su nombre que estuviese por encima de la Clase S de Mercedes.

Pero los estrategas del márketing de Daimler sobreestimaron la capacidad de absorción del mercado de automóviles de gran lujo y posicionaron sus vehículos demasiado alto, teniendo precios de salida el doble que, por ejemplo, un Bentley Continental Flying Spur. Pero ese no fue el único problema, ya que el diseño del nuevo Maybach no cuajó al considerarse una especie de Clase S "inflado". Aunque las ventas inicialmente arrancaron como se esperaba, ya para 2005 la marca entró en pérdidas y aguantaron como pudieron hasta 2012, adelantando un año su fin de actividades. Se calcula que cada vehículo vendido costó a la marca unos 330.000 euros, y eso sin contar el gasto de relanzarla al mercado y el desarrollo de los modelos (mil millones de euros!!).

Entrando en la parte técnica, los Maybach contaron con motores de 5.5 y 6 litros Mercedes Benz en arquitecturas de 12 cilindros en V y sobrealimentados mediante dos turbos. Con esos bloques, la potencia declarada sobrepasaba ampliamente los 500 CVs y exhibían prestaciones casi de superdeportivos, con velocidades limitadas electrónicamente de 250 Km/h y una aceleración de 0 a 100 en torno a los cinco segundos. Brabus también "metió mano" al Maybach y logró aumentar aún más sus prestaciones, logrando una "superberlina" que fue de las más rápidas del mundo en su momento.

En este tipo de coches lo más interesante quizás sea el equipamiento, y el Maybach "justificaba" en parte su precio por la cantidad de adminículos que incorporaba de serie. Aunque la lista sea interminable, citaré algunos: GPS con reconocimiento de voz, climatizador con cuatro zonas, parasol trasero eléctrico, sistema de entretenimiento con DVD y de sonido con 21 altavoces, asientos con masaje y ventilación, volante calefactado, tapicería de piel de primera calidad, portavasos calentador, cámara de visión trasera... y como es habitual, muchos más elementos opcionales cuyo límite solamente estaba en el bolsillo (mejor portafolios) del comprador.




El comprador que desembolsaba entre 380.000 y 900.000 euros podía escoger entre una carrocería pensada para ser él mismo el conductor (modelo 57) o ser conducido por un chófer (en ese caso, mejor el 62). En un mundo de lujo y sofisticación, el en que el dinero debe encontrar excusas para ser gastado, el Maybach ofrecía también versiones realmente especiales que "rizaban el rizo", como la Zeppelin (con infinidad de detalles especiales en el interior y limitado a 100 unidades), la Guard (haciendo hincapié en la seguridad personal de sus ocupantes, con sistema antiincendios y blindaje pesado) o la famosa Landaulet, con la parte reservada a los pasajeros descubierta.

Y si aun queremos más cifras exhuberantes, puedo citar unas cuantas más: el hecho de que entre las cuatro ruedas del Maybach 62 cabría un Renault Clio, ser el automóvil de producción más largo del mundo o su descomunal peso de casi 3,5 toneladas y media (en Europa casi haría falta el permiso C1 de camiones ligeros para poder llevarlo...).





Llegado el momento de la presentación de la miniatura (?) de Altaya he de decir que este Maybach siempre me pareció como un Mercedes Clase S elefantiásico, enorme y de diseño no demasiado logrado (aunque es bastante limpio). Eso lo refleja más o menos bien este modelito de bajo coste que queda un tanto lejos de la referencia de AutoArt, toda una joyita que espero poder tener algún día (o mejor aun, el famoso Mercedes 600 Landaulet de los años 60). Hay de todas formas bastante fallos en esta limousina, como el mal efecto de las luces traseras, las matrículas tan penosas o la realización de los neumáticos (se ven irreales). En el apartado de los aciertos, celebrar la inclusión de la insignia de Maybach en fotograbado y el interior, quizás más aparente que nada pero que cumple.