El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Mercedes Benz O317K "Jägermeister" de Minichamps (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

sábado, 30 de julio de 2016

Triumph TR3A de Universal Hobbies





El Triumph TR3 fue un automóvil deportivo británico producido entre 1955 y 1962 por la Standard-Triumph Motor Company basada en Coventry, Inglaterra. Este tradicional roadster fue una evolución del modelo TR2 sobre todo en lo concerniente a potencia mecánica y mejora de los frenos. Conoció dos variantes (A y B) aparte del modelo inicial, gozando de una excelente carrera deportiva en pruebas de resistencia y subidas de montañas. Con un número aproximado de 75.000 unidades el TR3 ha sido uno de los mayores éxitos de venta de la compañía inglesa tras el TR7 y TR6.


La versión TR3A es un restyling menor del primer TR3, cambiando la parrilla, tiradores, sistema de arranque y la inclusión de una caja de herramientas de serie (era opcional en el anterior modelo). Hay que tener en cuenta que la denominación TR3A no fue oficial, ya que en los folletos de venta nunca apareció dicha nomenclatura.

Este modelo, al igual que el resto de los TR3, se vendía con carrocería biplaza abierta aunque opcionalmente se podía instalar un sillín trasero y un techo duro atornillado. Contaba con un motor de cuatro cilindros en línea y dos litros de cubicaje que rendía 95 CVs, pero posteriormente evolucionó hasta lograr alcanzar los 100. La caja de cambios era manual de cuatro velocidades (opcionalmente había una con tres relaciones y "overdrive" seleccionable en el salpicadero). El TR3 fue conocido sobre todo por ser el primer vehículo inglés de serie en contar con frenos de disco delanteros, pero mucha gente de aquel tiempo recuerda lo problemático que era conducirlo a alta velocidad en curvas cerradas, ya que la altura del chasis lo condicionaba y además los neumáticos de serie que llevaba eran de un tipo ya obsoleto. A pesar de todo, el modelo estándar alcanzaba casi los 170 Km/h y hacía el 0 a 100 en unos 11 segundos, consumiendo de media unos 10 litros por cien kilómetros recorridos.

El TR3 era un excelente roadster sobre todo para conducir en dias soleados, aunque se mostraba algo engorroso a la hora de cubrirlo y además la calefacción era bastante ineficaz. Triumph ofrecía un gran catálogo de accesorios y piezas para personalizar el modelo, contándose con radio, tapicería de cuero, limpiaparabrisas, cárter de aluminio fundido, luces antiniebla, un motor mejorado de 2.138 cm3 y hasta un "kit de viaje continental para regiones remotas".








Este simpático Triumph a escala 1:43 me ha parecido una "gran pequeña" pieza de Universal Hobbies, editada en esta ocasión en el sello Eagle´s Race (lo que comporta una bonita presentación sobre todo). A pesar de su pequeño tamaño podemos ver un montón de detalles por todas partes engarzados en un molde muy bueno y con un pintado sin mácula. Destaco el detalle del portaequipajes o la rejilla frontal en fotograbado, siendo el interior un poco menos logrado (en particular la pegatina azul de los relojes no me pareció a la altura). En conjunto, es una miniatura muy recomendable y bonita que trae un soplo de aire fresco muy "british" a nuestras vitrinas, y además se puede encontrar a un precio asequible.































miércoles, 27 de julio de 2016

Lamborghini Jarama Rally de Leo Models/Hachette




Pertenece a la colección francesa de kiosko "Lamborghini Collection", de la Ed. Hachette.


El Jarama fue creado por la casa italiana Lamborghini para sustituir al Islero, efectuando su aparición en 1970 y siendo retirado de producción seis años más tarde. Este coupé 2+2 fue diseñado por Marcello Gandini (de Bertone) y recibió bastantes críticas por su estética poco equilibrada y casi nada original. Sin embargo, su impresionante mecánica le proporcionaba unas prestaciones excelentes y eso quizás ayudó a que se llegaran a construir 327 unidades.

El nombre de Jarama hace referencia al famoso circuito español situado en las cercanías de Madrid, donde se celebraban antaño pruebas del Campeonato Mundial de F1. El Jarama de Lamborghini contaba con un enorme motor V12 de cuatro litros de cilindrada y seis carburadores Weber, rindiendo una potencia de 325 CVs. La evolución del modelo se llamó "S" y apareció en 1973, diferenciándose por un nuevo exterior (capó abombado, entradas de aire diferentes y rejillas de ventilación delanteras laterales) y un salpicadero revisado. Sin embargo, en la casa de Sant´Agata Bolognese llegaron a realizar dos versiones muy especiales: una de color naranja, destinada al corredor neozelandés Bob Wallace (que era el piloto de pruebas de Lamborghini) y la otra conocida como Rally.

Ésta última versión es la que nos ocupa hoy, y resulta un tanto misteriosa. Diseñada principalmente para ser laboratorio de pruebas de nuevos elementos mecánicos, su motor era el mismo que el de la versión 400 GTS estándar pero difería en el exterior, ya que era evidente su gran alerón trasero, los grupos ópticos delanteros carenados, el capó con una capa de aluminio cepillado y, sobre todo, su vivo color amarillo. También contaba con una importante pérdida de peso y un interior mucho más rácing, con ventanas laterales en plexiglás y asientos destinados a la competición.

Parece ser que este automóvil fue encargado por un adinerado piloto francés que al final no lo utilizó, por lo que volvió a las instalaciones de Lamborghini y allí sigue expuesto en su museo. El destinado para Wallace sí fue adquirido por un coleccionista francés y lo presenta de vez en cuando en pruebas clásicas o en acontecimientos importantes (como en la conmemoración de los 50 años de existencia de Lamborghini). Pero hay quien dice también que la historia del piloto francés que encargó el modelo amarillo es totalmente falsa, por lo que quizás nunca sepamos la verdadera razón de la existencia de este Jarama tan particular...





Presento hoy un precioso modelito "bien aguerrido" perteneciente a una colección temática sobre Lamborghini aparecida en Francia hace ya un tiempo (el Rally figura como número 31). Por los modelos que he podido ver en kioskos del país vecino, las miniaturas cuentan con buena calidad y parecen estar a la par de los Altayas "buenos". En el caso del Rally, su construcción está firmada por un fabricante italiano de desconocido nombre para mí: Leo Models (http://www.leomodels.it), que no es ni más ni menos que la antígua Metro, especializada en coleccionables "diecast" y cascos deportivos en miniatura.

Entrando en materia, debo decir que la miniatura goza de un molde bastante bueno, al igual que su pintado y elementos externos (algo más flojos en la parte trasera). Sobre todo me llamó la atención el interior, digno de miniaturas de más renombre. Dejo lo mejor para el final: su precio, trece euros muy bien gastados por ser un modelito reflejo de un vehículo muy escaso y original.



























sábado, 23 de julio de 2016

Renault AGP "SATT" de IXO/Hachette





Pertenece a la colección de kiosko de la Ed. Hachette Francia "Autobuses y autocares del mundo"



El Renault AGP fue concebido para el transporte de once pasajeros, mensajería y mercancía variada a través de los desiertos africanos a partir de la década de los años 30. Concebido con una carrocería quizás más estética que útil, el AGP estaba construido a partir del camión de tonelaje medio Renault y solo se produjo durante los años 1937 y 1939 con el fin de servir las rutas que había diseñado la "SATT" (Sociedad Argelina de Transportes Tropicales) entre el norte y centro de África.

Tras la Primera Guerra Mundial y la famosa aventura de Citroën con su Crucero Negro (una expedición motorizada que cruzó toda África de norte a sur mediante unos camiones ligeros semioruga), existieron un par de sociedades de capital francés que pensaron en efectuar trayectos panafricanos turísticos y de interés puramente económico con el fin de unir el Imperio Francés y sus principales ciudades, separadas por el inmenso desierto del Sahara. Estas empresas fueron la SATT y la CGT (Compañía General Transahariana) y crearon una serie de trayectos separados por etapas (o "balizas") que contaban con hoteles, talleres y suministros de combustible a precios estratosféricos. En esas paradas el pasaje podía descansar y tomar fuerzas para poder soportar largos viajes de casi 4.000 kmts en una época en la que los transportes existentes no disponían de aire acondicionado y alcanzaban unas velocidades que en el mejor de los casos no sobrepasaba los 50 km/h., debiendo (en parte) recorrer algunos tramos en ferrocarril.

Para el desarrollo de las rutas, la SATT encargó en 1937 el diseño de un vehículo de pequeño tamaño más o menos adaptado a las duras condiciones del desierto, pero sin contar con tracción total ni un potente motor. El Renault 1000 Kgs. fue una buena base para ello, su fiable (dentro de lo que cabía) motor de 65 CVs se "bastaba" con consumir unos 40 litros a los cien kilómetros recorridos en condiciones muy adversas y para desatascarlo de la arena siempre estaban disponibles los voluntariosos pasajeros que debían cavar a veces bajo temperaturas de 60º e incluso soportar algún ataque de los tuareg.

Los 44 AGP comandados disfrutaban de una autonomía de 800 kmts. gracias a los 400 litros de carburante que almacenaban y su construcción interior era bastante inteligente, con una serie de compartimentos aislados para las personas y la carga. En el techo se disponían los enseres del pasaje (que a su vez los aislaba de las temperaturas del techo) y se trataba de mitigar el calor mediante cristales oscurecidos y una carrocería de chapa soldada que incluía un revestimiento de corcho. Los bajos del AGP tenían una forma redondeada para poder sacar al vehículo de sus frecuentes atascos en la arena y éstos estuvieron en servicio hasta la década de los años 50, cuando ya comenzaba a estar más desarrollado el transporte aéreo. El golpe de gracia, sin embargo, ocurrió con el estallido de la guerra y posterior independencia de Argelia, pero ya antes el AGP resultaba obsoleto frente a los camiones diesel Cummins mucho más poderosos de la SATT que habían aparecido tras la Segunda Guerra Mundial.





Bienvenido el más pequeño integrante de la colección de autobuses francesa, que con su justificado nombre de "Avispa" (Guêpe en francés, según la costumbre de llamar con el nombre de animales a cada AGP de la compañía SATT) proclama orgullosamente su recorrido en el techo y deslumbra con su traje gris plata. La simpática y aventurera miniatura de IXO se presenta con una calidad bastante buena (incluso en el interior se ven más detalles que de costumbre) y luce un muy buen molde, que deja ver perfectamente las uniones entre los paneles de la carrocería. También muy buena nota para el frontal y los detalles externos, redondeando una magnífica y original reproducción de un vehículo bastante desconocido fuera de su ámbito natal.


































miércoles, 20 de julio de 2016

BMW 503 Coupé de Universal Hobbies





El BMW 503 fue un automóvil deportivo de lujo que estuvo en catálogo entre 1956 y 1960, apareciendo junto al modelo 507 en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt.. Fue un gran éxito de prensa y crítica, pero lamentablemente no obtuvo respuesta comercial positiva debido a su altísimo precio y en total se produjeron solamente 412 ejemplares (la mayoría de la versión coupé).

La serie 503 apareció con carrocerías tipo coupé y cabriolet con 2+2 plazas. Tras un tiempo de desarrollo de solo 18 meses, el diseñador Albrecht Von Goertz logró crear un automóvil de lineas elegantes y estilizadas que logró premios por parte de jurados en concursos de belleza de Cannes, Roma, Lisboa, Viena y Weisbaden. Su cuerpo era enteramente de aluminio y se fabricaba en las instalaciones de la empresa carrocera Baur, y su motor de gasolina de ocho cilindros en V y 3.2 litros de cilindrada proporcionaba 140 CVs de potencia, suficientes para alcanzar los 190 Km/h.

Durante la vida de estos serie 503 solo conocieron un restyling en 1957 que agregó mejoras sobre todo en equipamiento de confort. Ahora estaban disponibles los elevalunas y el plegado de la capota eléctricos (siendo el primer vehículo europeo en tener la capota de ese tipo), cambió la posición del cenicero, se revisó la ubicación de la caja de cambios y la palanca de accionamiento del mismo pasó de la columna de dirección al suelo.

El impulsor de este proyecto fue Max Hoffman, un importador norteamericano de vehículos europeos. Este empresario quería poder vender un automóvil deportivo que pudiese competir con los modelos de Triumph y, sobre todo, con el Mercedes Benz 300 SL. Sin embargo, el 503 fue eclipsado por el 507 y ambos, a su vez, fueron un fracaso de ventas tan grande que sumieron a BMW casi en la bancarrota. Pero queda en el recuerdo la huella de un excelente coche que era descendiente directo del famoso 502, del cual aprovechaba su chasis y motor V8 con doble carburador.







Una de las ventajas que tiene coleccionar modelos a escala de casi toda clase de vehículos es que a veces uno se entera de la existencia de modelos que ni sospechaba que hubiesen visto la luz. Confieso mi ignorancia sobre este precioso BMW y la historia que lleva detrás, pero cuando lo vea brillar en la vitrina lo tendré presente. La añorada Universal Hobbies nos presenta un excelente molde, fino y bien pintado, que me recuerda bastante al estilo de la presuntamente desaparecida Starline, aunque en este caso los interiores están unos cuantos puntos arriba. Esta miniatura ya va siendo rara en la versión UH, pero no es nada complicada de encontrar si la queremos de otros fabricantes (SCHUCO, Detail Cars o Corgi) y en diversas variantes de carrocería.




















                                                Un BMW 503 Coupe de segunda serie